Crisis de la industria: Que Motomel no sea Zanella


Luego de la decisión de cerrar su planta en la ciudad de Mar del Plata, la empresa fabricante de motos Zanella anunció despidos para una parte de los trabajadores que se desempeñan en las fábricas de las provincias de San Luis y Córdoba. Por esta situación, la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

La empresa Zanella, que tiene más de 70 años de historia, envió telegramas de despido a 42 empleados de su planta de San Luis, donde trabajan unas 100 personas. Según cifras de la empresa, desde el año pasado viene con una fabricación de 100 a 200 motos por mes, mientas que cuando la planta funcionaba a pleno llegaron a producir más de 1000 motovehículos mensuales.
En San Nicolás este tipo de acción empresarial potencia los temores que sienten los empleados de Motomel La Emilia, cuya plantilla se viene recortando desde hace largos meses con diferente modalidad: ceses de contrato, retiros voluntarios y despidos.
De acuerdo con lo que pudo averiguar EL NORTE, por estas horas el gremio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las autoridades de la empresa buscan consensuar un esquema de vacaciones adelantadas como mecanismo para evitar nuevas bajas de personal. Pero la situación es límite en virtud de que las ventas no remontan.
En ventas, Zanella es la tercera empresa, detrás de Honda y Motomel. Durante el mes de junio, según datos informados por la División Motovehículos de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) de la República Argentina, la venta de motos cayó un 20,8% con respecto a mayo y un 44,5% en comparación con junio del año pasado. Entre tanto, la comparación de los primeros seis meses contra el mismo período del 2018 muestra un descenso del 49%.
En cuanto a la participación por marcas, Honda sigue liderando el mercado en junio con 4630 unidades, el segundo puesto sigue siendo de Motomel con 2937 y Zanella quedó tercera con 2373 unidades relegando al cuarto puesto a Corven, con 2269 unidades.
Mientras reduce su producción en la planta de La Emilia, Motomel amplía su presencia a cuatro países de Latinoamérica: Uruguay, Bolivia, Chile y ahora también México, consolidando de esta manera su expansión a nivel internacional.