Procesaron a Eduardo De Felipe en la causa por lavado de activos


La resolución judicial fue tomada por el Juez Federal Villafuerte Ruzo, luego de los allanamientos realizados en noviembre del año pasado y la incorporación de nuevos elementos de prueba a la causa. También se le trabó embargo por 60 millones de pesos. Hay otros procesados.

El Juez Federal Carlos Villafuerte Ruzo, resolvió finalmente procesar al Dr. Eduardo De Felipe en la causa que se lleva adelante por lavado de activos, simulando operaciones de comercio exterior con el fin de obtener ilegalmente sumas millonarias. Al mismo tiempo, se le trabó embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 60 millones de pesos; y de no cumplir en tiempo y forma con el embargo, se anotará su inhibición general de bienes en su contra en el Registro de la Propiedad. El juez de la causa dispuso decretar el procesamiento de otras cuatro personas, incluyendo gerentes de bancos locales.
El procesamiento de Eduardo De Felipe se suma al del contador Juan Carlos Inés y de otras cuatro personas, que se había dictado el 28 de marzo del 2018, en el marco de la misma causa. La mencionada causa se inició por denuncia de la AFIP Mercedes, para determinar el origen y destino de los fondos que se movían en cuentas bancarias de las empresas SD montajes S. A. y Wismares S.A. La operatoria básica consistió en comprar dólares al valor oficial, simulando operaciones de comercio exterior que en realidad nunca habrían existido. Como en esa época existía el cepo cambiario, la diferencia entre el dólar oficial y el valor real del billete estadounidense era la ganancia que obtenían ilegalmente de esta operatoria. En la resolución judicial también se dictó la falta de mérito de otras seis personas, todos ellos empleados bancarios.

Allanamientos
Recordemos, además, que el pasado 29 de noviembre del año 2018 la Justicia Federal de San Nicolás llevó adelante allanamientos en nuestra ciudad, tanto en el Estudio Jurídico De Felipe, ubicado en calle San Martín 78, como en su anexo de San Martín 58 Planta Alta. Aquel día también allanaron la vivienda particular del abogado Eduardo De Felipe ubicada en el barrio Costa Juncal. Entre los elementos secuestrados hubo celulares, documentación, computadoras, pen drive y dinero (dólares). En los fundamentos del dictado de procesamiento el Juez Villafuerte Ruzo, hace justamente referencia a estos allanamientos al señalar que “no puede dejar de hacerse mención a la relevancia que cobra el secuestro de copias correspondientes a los presentes obrados y como así también de documental administrativa labrada por AFIP-DGI sobre el particular, que fueron halladas en el marco del procedimiento de allanamiento realizado en su Estudio Jurídico; circunstancia que lejos de resultar una cuestión aislada, configura un indicio de relevancia que reafirma la imputación dirigida en su contra”.

Procesamiento y embargo
En su parte resolutiva, el juez Villafuerte Ruzo dispone en su artículo primero: “Decretar el procesamiento -sin prisión preventiva- de Eduardo De Felipe, DNI 22.435.086, por considerarlo “prima facie” responsable del delito de lavado de activo de origen ilícito previsto y reprimido por el artículo 303 inc. 1 del Código Penal y su agrvante del inc. 2) apartado a) de la misma norma, en caracter de co-autor”. En el artículo 2º de la Resolución Judicial el Juez dispone: “Trabar embargo sobre los bienes de Eduardo De Felipe, hasta cubrir la suma de sesenta millones de pesos, el que se fija en forma provisoria para responder al pago de las costas, pena pecuniaria y probable responsabilidad civil, haciéndoles saber que de no cumplir en tiempo y forma con el embargo aquí impuesto se anotará su inhibición general de bienes en el Registro de la Propiedad de la Plata en su contra”.

Posible pena
Cabe señalar que dicho artículo del Código Penal, para el caso de que finalmente se encuentre culpable a De Felipe, Inés y los otros acusados, establece lo siguiente: “Será reprimido con prisión de tres a diez años y multa de dos a diez veces el monto de la operación, al que convirtiere, transfiriere, administrare, vendiere, gravare, disimulare o de cualquier otro modo pusiere en circulación en el mercado bienes provenientes de un ilícito penal, con la consecuencia posible de que el origen de los bienes originarios o los subrogantes adquieran la apariencia de un origen ilícito, y siempre que su valor supere la suma de 300.000 pesos, sea en un solo acto o por reiteración de hechos diversos vinculados entre sí”. La mencionada pena será aumentada en un tercio del máximo y en la mitad del mínimo cuando el autor realizare el hecho con habitualidad o como miembro de una asociación o banda formada para comisión continuada de hechos de esta naturaleza”.

El delito
En la extensa resolución, el juez Villafuerte Ruzo considera que De Felipe es prima facie coautor de la maniobra de lavado de activos, “integrando y colaborado, respectivamente, con la organización delictiva junto con los co-imputados de autos” (Juan Carlos Inés y otras cuatro personas), que crearon y utilizaron al menos dos empresas (SD Montjes S. A. y Wismares S. A., en cuyas cuentas se acreditó, en el término inferior a seis meses, la suma aproximada de 23 millones de pesos en una, y 13 millones de pesos en otra, cuyo origen lícito no pudo ser justificado por las firmas”.

La investigación
Recordemos que la investigación está siendo llevada adelante por el fiscal federal Matías Di Lello. El ilícito investigado se habría dado durante el año 2013, cuando existía el cepo cambiario. Las empresas antes mencionadas habrían comprado más de cinco millones de dólares al tipo de cambio oficial, simulando importaciones que en realidad no habían existido. Por lo tanto, se quedaban con los dólares a un precio muy inferior al del mecado real paralelo, y se sospecha que esos dólares se giraban al exterior, mediante la creación de empresas tanto en Miami como en Hong Kong. Pues bien, ahora el juez Villa Fuerte Ruzo ha considerado prima facie que uno de los coautores principales de esta maniobra es precisamente el Dr. Eduardo De Felipe, y de allí que se le dictó el procesamiento. La causa sigue su curso, y habrá que ver cuál es la resolución final de la Justicia.


FOTO. Vista del allanamiento realizado en el Estudio Jurídico De Felipe, el 29 de noviembre del 2018.