Radiografía de una San Nicolás violenta


La información estadística en San Nicolás, acorde a los hechos de violencia, confirma un aumento del número de delitos e infracciones, cuyo eje motivacional es la violencia de quienes los cometen. En la cotidianeidad del trabajo de las Fiscalías de la ciudad, se observa un aumento de los delitos callejeros o comunes los que se cometen de una manera inusualmente violenta. La presencia de armas de fuego aumenta la complejidad del problema.


Germán Rodríguez
diarieolnorte@diarioelnorte.com.ar

Los chicos salían de bailar, cruzaban tranquilos por plaza Mitre cuando fueron sorprendidos por otro grupito de jóvenes que, sin dar razones específicas, comenzaron a atacarlos, a golpearlos encarnizadamente con el único afán de la violencia, como si el motor que alimentara su adrenalina fuera la sangre y el dolor del otro.
El conflicto había empezado dentro del bar y debieron ser separados para que no pase a mayores, pero la bronca estaba allí, latente, peligrosa, como un veneno que enferma sentidos, que nubla el raciocinio. Aparentemente, la única diferencia que había entre ellos era que unos eran de Regatas y el otro de Belgrano. El que estaba solo se quedó en la calle pasado de revoluciones. Aún loco por una cachetada recibida y alimentando un fuego interno corrió a atacar a sus agresores apenas los vio. Hubo golpes, gritos, corridas, intentaron calmarlo. Dolido de su propia bronca, en cueros, porque por alguna razón que solo él sabe se había quitado la remera para pelear, tomaba aire cuando una patada le arrancó un chorro de sangre de la boca, enseguida una lluvia de golpes prácticamente lo desvanecieron y lo dejaron tirado en la calle, mientras que entre varios lo pateaban casi queriendo matarlo. Solo porque son de dos clubes distintos, como si eso significara algo. Violencia en todos los sentidos, una San Nicolás que se volvió intolerante, agresiva. En dialogo con EL NORTE, desde las fuerzas policiales apenas pueden entender este fenómeno, pero día a día deben intervenir en numerosos hechos de agresiones que no siempre están vinculados al delito. En la Comisaría de la Mujer y la Familia son cada vez más las denuncias por violencia de todo tipo, tanto verbal como física, que destruye familias y los envuelve en un infierno de celos y dolor del que no se puede salir.

Días de furia
Solo se trata de mirar los diarios de la mañana para saber que vivimos en una sociedad violenta, violencia que pasa desde una simple discusión en la vía pública signada por la intolerancia, moneda común en nuestros días, hasta el más cruento de los homicidios. Es sin duda alguna uno de los problemas fundamentales que debemos vivir en estos días como sociedad. Desde antaño es común asimilar los hechos delictivos y violentos con el consumo de droga o alcohol y ello es así en una gran proporción. Somos conscientes de que el consumo de sustancias constituye uno de los factores que aumentan el nivel de violencia entre nuestros jóvenes. También se la ha asociado con la falta de educación que opera tanto en el seno familiar como en cuanto a la deserción escolar, la escasez de recursos materiales y emocionales, la falta de oportunidades y proyectos, en fin, las condiciones sociales y económicas en que vive gran parte de nuestra población, asociada a múltiples factores que inciden en la formación de la personalidad de cada individuo y que, tarde o temprano, necesariamente, se ve reflejado en cada acto de su vida cotidiana. Hoy es común que nuestros hijos nos cuestionen las órdenes que les damos por más explicaciones que les brindemos, que un alumno haga frente a los profesores, que un mayor se enoje e insulte en la vía pública si hay una cola de autos a la salida de una escuela o en un peaje, o llegue a las manos en una situación menor que debería solucionarse hablando.

Estadísticas en San Nicolás
Sobre la base de los datos estadísticos obtenidos del ingreso de causas penales al Ministerio Público Fiscal del Departamento Judicial San Nicolás, solo en el ámbito de la ciudad de San Nicolás se elabora el siguiente informe respecto a hechos delictivos, cuyo motivo principal es la violencia interpersonal, en la que involucra a todos los estratos sociales de la población de nuestra ciudad y que tiene como víctimas y victimarios, en su gran mayoría, a adolescentes y a jóvenes adultos (de entre 12 y 25 años de edad). * Lesiones (leves - graves - agravadas y en riña) (Año 2017: 939 casos) (Año 2018: 1012 casos).
Este tipo de delitos se caracteriza por ataques físicos con provocación de lesiones, que no tienen como motivo principal atentados contra la propiedad, estos poseen su génesis en hechos de violencia interpersonal. Se manifiestan en hechos de violencia física que se producen con motivo o en ocasión de contingencias del tránsito, en contiendas deportivas en los que las hinchadas antagónicas resuelven su rivalidad o diferencias por medio de agresiones físicas. Asimismo, suelen producirse hechos de violencia física en el interior de establecimientos educativos, hogares y/o en cualquier esquina de un barrio de la ciudad y en algunos casos es una práctica habitual de “estropear” (dar un tiro en una pierna) entre jóvenes y bandas antagónicas que utilizan dicha conducta como un modo de escarmiento, ajuste de cuentas y/o método de disciplinamiento.