Kicillof visitó Ramallo con una lluvia de críticas a Macri y Vidal


De visita por Ramallo, el exministro de Economía y actual diputado nacional, Axel Kicillof, participó de un encuentro con militantes en el Centro de Comercio e Industria de Ramallo. Lo hizo junto al intendente Mauro Poletti, luego de recorrer empresas locales y obras municipales.
Con fuertes críticas al gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, el diputado nacional Axel Kicillof, cerró su visita a Ramallo con un acto político en el salón del Centro de Comercio e Industria de Ramallo. Participo del acto el intendente municipal, Mauro Poletti, junto a unas 250 personas de Ramallo, San Nicolás y San Pedro. “Lo que uno ve en la provincia de Buenos Aires es el golpe que le ha dado la política económica de este gobierno. Acá se produce el 60% de la productividad del país y a todos les va mal. Le va mal a los trabajadores, a los comerciantes, a los fabricantes y a los productores agropecuarios”, afirmó Kicillof, y agregó: “el gobierno tiene que balancear entre los que más tienen con los que menos tienen. Hay que evitar la desgracia social, es ahí donde aparece el estado”.
En una de las empresas a las que visitó en la localidad, Kicillof contó que “a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires y de la Argentina hay maquinas paradas. Me mostraba un empresario local en la fábrica una máquina nueva, recién comprada, con la lona encima, sin poner en marcha. Esa máquina ahí parada muestra un montón de mentiras del gobierno de Macri”.
También se hizo referencia a las próximas elecciones, el exministro sostuvo que “acá en la Argentina mucha gente votó a Macri, por eso gana el balotaje. Buena parte de esa gente está desesperada, enojada, con bronca, angustiada. Nosotros tenemos que hablar con esa gente, no hay una grieta ahí, para un argentino no hay nada mejor que otro argentino, hay que hablar con todos, no hay paredones, murallas, es un invento de ellos para separarnos”. “La gente está mal, los productores, los comerciantes, están preguntando qué pasó, porqué paso esto. Entonces, el poder económico quiere reconducir ese enojo, esa bronca, contra los políticos en general, quieren hacerle creer a nuestra sociedad que no tienen a nadie que los represente, que crean que la política es una basura, quieren llevarnos al 2001, al que se vayan todos. No podemos engancharnos en esa. Les hicieron creer que iban a estar mejor, que era la revolución de la alegría. Cada uno de esos argentinos que votó a Macri, no los podemos tomar como enemigos, son víctimas de una campaña, de una estafa, hay que hablar y que convencer de nuevo. No puede pasar de nuevo que un jubilado vote a Macri y Vidal; que un maestro vote a Macri y Vidal; que un laburante vote a Macri y Vidal”, puntualizó.
Luego hizo referencia al conflicto docente en la provincia de Buenos Aires: “La única campaña de Vidal es demonizar a los maestros, los trató de convertir en una mafia. Vengo a reivindicar su lucha y vengo a decirle a Vidal que con los maestros no se meta, lo mismo con los jubilados. Vidal va a ser la primera gobernadora en la historia que se va a ir con menos escuelas de las que había cuando llegó. La gobernadora, lo que tiene que hacer, en vez de proteger a Macri, es cuidar a los bonaerenses”.
Se refirió a los tiempos para la unidad, la militancia y el cierre se llevó una ovación cuando le puso nombre y apellido a la conducción. “Vamos a alcanzar la unidad, pero la unidad no es cuando armemos la boleta, tiene que ser hoy, para pararle la mano a Vidal y Macri. Hay una sola clave para ganar esta elección y esa clave es la militancia. Necesitamos poner en marcha un instrumento que solo tenemos nosotros: el boca a boca, estar en la calle, tenemos excelentes compañeros para gobernar, excelentes militantes y tenemos la conducción de Cristina Fernández de Kirchner”.