Vecinos de la zona sur extreman cuidados por ola de robos


Un mensaje de texto comenzó a circular entre los vecinos de la zona sur, especialmente de los barrios Don Bosco, Ponce de León, San Isidro, Belgrano y Obrero, que alertaba sobre diferentes robos a propiedades ocurridos en las últimas semanas. Son por lo general los típicos robos que se generan cuando la casa está sola porque sus dueños se fueron de vacaciones.

La tipología de robo a viviendas es algo que está siempre presente en las estadísticas delictivas de nuestra ciudad. Ocurrieron, ocurren u ocurrirán. Pero cambia la intensidad de estos robos en forma directamente proporcional a la crisis económica. Es que cuando la situación económica empeora los robos a viviendas se incrementan. Esto tiene que ver con que el robo a casas es uno de los primeros peldaños en la actividad delictiva y a la que primera se vuelcan quienes tiene necesidades económicas y deciden delinquir.
Por otro lado, cuando la situación económica es buena los objetos que se pueden obtener en las casas, comercios o talleres robados no son tan fácilmente vendibles o el dinero que se obtiene es muy pobre. Cuando la crisis crece esos objetos se torna más apetecibles en el mercado negro y el dinero que se obtiene ante la falta de otro es siempre bueno. Lo cierto es que este incremento de robos en las propiedades se viene registrando desde hace un tiempo, por ello los vecinos se alertan, se cuidan, vigilan las casas que están circunstancialmente vacías, estando atentos ante el disparo de las alarmas, y siguen mejorando los aspectos de la seguridad general instalando cámaras y mejorando sus alarmas. Por el momento hay cuadras con alarmas comunitarias, hay otras con cámaras desplegadas estratégicamente y hay grupos de WhatSapp creados especialmente para tal fin. Los vecinos están en “alerta permanente”. “Una lástima tener que vivir así”, comentó uno de ellos a EL NORTE. Y agregó: “Pero no nos queda otra”.