Planes de auto ahorro, cuotas por las nubes


La fuerte suba en el valor de las unidades ha provocado que el monto de las cuotas -de acuerdo con algunos testimonios- se duplicara, con lo cual lleva a un escenario de mora cada vez más importante. Los clientes que se ven imposibilitados de afrontar los nuevos valores intentan -sin mucho éxito- vender el plan. El interés que cobra el fabricante por demora en el pago puede representar hasta 300 pesos por día. Los clientes de créditos prendarios corren riesgo de ejecución del vehículo.


Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

En San Nicolás como en buena parte del país, la mora y la deuda para quienes compraron autos a través de planes de autoahorro crece no por falta de voluntad de pago, sino porque -básicamente- las cuentas no dan. De hecho, hay quienes sostienen que a partir de este mes, terminada la feria judicial, comiencen a multiplicarse presentaciones judiciales de ahorristas (motivados por abogados con alas) que denuncian usura.
En rigor, desde octubre a la fecha la actualización del valor de los vehículos 0 km encareció el precio de la unidad un 37 %, lo cual ha provocado un fuerte incremento en el valor de las cuotas de los planes de autoahorro. De hecho, el valor de una cuota para la adquisición de un vehículo de gama media pasó de $ 7300 en agosto de 2018 a $ 9800 en enero de 2019, según datos recogidos en una concesionaria local. Vale señalar que en la búsqueda de información, este medio recogió testimonios de nicoleños que -en sus casos- afirman que el valor de la cuota se duplicó.
Es preciso entender algo: en el sistema de planes de autoahorro, el valor de la cuota se establece de acuerdo con el precio de la unidad en el mercado, con lo cual la variación del valor del vehículo impacta en igual proporción en el costo de la cuota mensual.
En las concesionarias locales sostienen que el precio de las unidades “se disparó cuando el dólar se fue a 42 pesos”. Ello llevó a un escenario de crecimiento de clientes en situación de mora en el pago de cuotas de planes de ahorro en virtud de que “el ahorrista ya no puede solventar el costo de la actualización de la cuota”, explica la responsable de esa área de una de las concesionarias de autos 0 km más importante de la ciudad.
Este panorama bien se replica en el resto de las concesionarias en virtud de que el plan autoahorro es un contrato entre el fabricante y el consumidor final. “Cada vez hay más cosos de clientes que no pueden pagar la cuota y optan por vender el plan. Pero hoy es difícil que encuentre comprador”, afirman en una agencia local.

Los prendados
El panorama también es muy difícil para los clientes que adquirieron el auto mediante un crédito prendario, que también caen en mora por no poder pagar el aumento de la cuota. “Ese escenario ha crecido mucho a partir del último trimestre del año pasado”, cuentan en otra concesionaria importante de la ciudad. Vale agregar un dato temerario: los intereses que se cobran por mora en el pago pueden representar hasta 300 pesos por día de incumplimiento.
Si bien en San Nicolás aún no se registran casos de ejecuciones por mora en los pagos de créditos prendarios, se teme que ese será el destino de muchas unidades cuyo precio subió muy por encima del salario del cliente. La ejecución puede instrumentarse luego del impago de tres cuotas consecutivas.
En todos los casos, el aumento del costo de vida y de los indicadores que se toman para el ajuste crediticio fue mucho más veloz que la actualización salarial de la mayoría de los trabajadores. Ese escenario tornó para muchas familias inviable el pago de las obligaciones asumidas. El tema ya se convirtió en un conflicto a nivel nacional. De hecho, esta semana Defensores del Pueblo de todo el país se reunieron con autoridades del Gobierno nacional para analizar el tema.