La cantidad de pasajeros del tren Buenos Aires - Rosario aumentó 47%


De acuerdo a datos de la operadora Trenes Argentinos, durante 2018 hubo un 47 por ciento más de pasajeros que en 2017. El año pasado, el servicio que tiene parada en San Nicolás fue utilizado por 134 mil personas. No obstante, los tiempos de viaje siguen siendo un problema a solucionar.

El año pasado, al tren de pasajeros entre Rosario y Buenos Aires que tiene una parada diaria en San Nicolás -en los tramos ascendente y descendente- se subieron 134 mil personas. Esa cifra significó un aumento del 47 por ciento respecto al año anterior y batió el récord de usuarios en los últimos 20 años. Aún con estos números a favor, el servicio sigue siendo poco competitivo en relación al micro en virtud de que hay una única frecuencia diaria de ida y vuelta. Y los tiempos de viaje entre las dos cabeceras no bajan de seis horas y media. De acuerdo a las estadísticas de Trenes Argentinos, el tren que una las estaciones de Rosario Norte y Retiro no deja de sumar adeptos. Entre enero y diciembre del 2017, las unidades transportaron 91.406 pasajeros. En los 12 meses del año pasado, los usuarios fueron 134.326; un 47 por ciento más. Si bien no hay datos oficiales de la cantidad de pasajeros que utilizan el servicio desde San Nicolás hacia algunas de las ciudades cabeceras, fuentes extraoficiales consultadas por EL NORTE estiman que el movimiento de pasajeros creció alrededor de un 40% en la comparativa interanual. Los boletos se pueden comprar en la estación de trenes, o bien reservarse y pagarse por internet en www.sofse.gob.ar . La boletería en San Nicolás está abierta de 14:30 a 2:30 de lunes a viernes. Los sábados y domingos de 18:30 a 2:30.

Más económico
¿Por qué más pasajeros eligen viajar en tren? En primer lugar, por el precio de los boletos, un dato no menor en épocas de bolsillos flacos. El pasaje desde nuestra ciudad a Retiro cuesta 230 pesos en primera y 275 en pullman. El mismo trayecto en ómnibus cuesta 580 pesos en el servicio cama. Además, en los trenes, los menores de 12 años abonan la mitad. Pero también se aprecia la comodidad y la posibilidad de viajar más seguro. Para la reinauguración del servicio, allá por el 2015, se incorporaron nuevos coches y locomotoras aptas para correr a una velocidad de hasta 160 kilómetros por hora. Por entonces se anunció también que el plan original para el corredor contemplaba hasta siete servicios diarios que unirían Rosario con Buenos Aires en cuatro horas y doce minutos. La realidad del servicio actual dista de ese horizonte. El recambio de los durmientes y la renovación de las vías desarrollada hace dos años permitió reducir el tiempo de viaje en una hora. De 6 horas en enero del año pasado, se pasó a 5 horas. Sin embargo, las máquinas raramente superan los cien kilómetros por hora y sólo en algunos tramos. Y hay un sólo servicio de ida y uno de vuelta por día. Muy poco para un servicio que une dos de las tres ciudades más pobladas del país, que no están separadas por una gran distancia.