Tomás Fontana: “Este año el plantel creció mucho como grupo”


El joven rugbier de Regatas, que se quedó con el premio premio “Plumi” del Círculo de Periodistas Deportivos, habló con EL NORTE de lo que fue su gran 2018 en el plantel superior. Tiene 20 años y estudia Ingeniería Industrial en la UTN, carrera que este 2019 le demandará más horas que nuca de cursado. “Voy a tratar de acomodar los horarios para poder entrenar bien; espero poder repetir lo del año pasado”, señaló.


Ezequiel Guisone
secciondeportes@yahoo.com.ar

Tomás Fontana está dando sus primeros pasos en el plantel superior de Regatas, que este año fue semifinalista del torneo de Nivel III de la Unión de Rugby de Rosario. Está en el club desde los 14, sobresaliendo en cada una de las divisiones hasta llegar a tener una tarea destacada como Fullback de la Primera División. Sus actuaciones lo llevaron a ser convocado para el seleccionado de Desarrollo de la URR, que ganó un certamen en Uruguay con el nicoleño como figura. “El 2018 lo arranqué a full con la pretemporada que hicimos. Desde mi punto de vista dentro del plantel, lo que vi este año fue mucho mejor al grupo, como que se ganó mucho como grupo a pesar de que a fin de año no fuimos campeones; llegamos a semifinales, y el grupo en sí estuvo mucho más unido, subieron bastantes chicos y también había gente grande. Estaba unido a pesar de la diferencia de edad”, contó Tomás en su visita a EL NORTE. “A principio de año se arrancó bastante mal en cuanto al número de jugadores, pero a mitad de año se empezó a sumar gente, volvieron buenos jugadores que aportan mucha experiencia, y así llegamos a las semifinales. Terminamos siendo más de 40 jugadores en el plantel”, señaló luego Fontana, que en este 2019 cursará el tercer año de Ingeniería Industrial. “El primer año lo hice en Rosario y en 2018 me pasé acá en la UTN. Ahora este año empiezo a cursar todas las materias de noche así que con el rugby me voy a tener que acomodar”, explicó. Este martes arrancará la pretemporada del plantel superior con Diego Correa como entrenador. A partir de allí, se plantearán los principales objetivos de la temporada y comenzará la etapa más dura, la del trabajo físico.

En Belgrano
Su primer contacto con la ovalada se dio en “la otra vereda”, de la mano de Germán Ventimiglia. “Estuve medio año en el club, a los 13”, recordó Tomás. “Lo teníamos a Germán como profesor en la escuela, y él nos invitó a que fuésemos a Belgrano a entrenar”, contó luego, refiriéndose también a su amigo Gastón Romanchuk, quien lo acompañó en la entrevista y fue el que primero pasó a Regatas. “Como me empezó a entusiasmar más el deporte, Gastón me dijo que me iba a venir bien el cambio y pasé a la M14 de Regatas. Tuvimos como primer entrenador a Alejandro Pettinari, que ahora es el Presidente de la Subcomisión de Rugby. Al otro año que pasamos a Juveniles el entrenador fue José Leoni, para mí el entrenador con el que más aprendí de rugby, el que me enseñó todo del deporte. Ahí cuando subimos a las juveniles que nos empezó a entrenar Leoni me empecé a meter mucho más, y me gustó mucho”, remarcó. Cuando su camada “subió” a Juveniles, Regatas todavía jugaba en el torneo de la URR. “Jugamos un año y medio y se sufría bastante, porque íbamos siempre a perder por goleada”, recordó entre risas.
Luego, después de una importante reunión, la dirigencia náutica resolvió bajar para competir en el Nivel III y Desarrollo. Allí Regatas marca una clara diferencia en lo que son las divisiones menores. “Este año estuvo mucho mejor el club, la subcomisión y todo el grupo nuestro que es plantel superior y las dos juveniles, que salieron campeonas… pero falta bastante para llegar a un nivel rosarino”, reconoció el joven. La salida de la categoría juvenil es lo más traumático para el deportista amateur, y con Tomás no fue la excepción. “La época del último año de escuela fue lo más difícil, te vas a Bariloche, volvés y ya casi es fin de año. Después arranqué a estudiar en Rosario y viajaba. El viajar se hace bastante pesado. Ese año 2017 que yo viajaba no nos fue muy bien al equipo en el torneo y eso también te saca un poco el ánimo. En septiembre ya dejé de jugar”.

La selección
El 2018 Fontana lo jugó de punta a punta, y sus buenas actuaciones lo llevaron a la selección del Nivel III rosarino, en la cual se destacó en un torneo que se disputó en Uruguay. “Había participado en las selecciones de M16 con el mismo entrenador, Mario Capeletti. Ahora en 2018 estuve en las convocatorias y había bastantes jugadores. Después en un par de entrenamientos no nos llamaron porque nos íbamos de gira con Regatas, pero finalmente a la gira no fui, y entonces me llamaron para que volviese a entrenar con la selección. Fueron en total seis entrenamientos, una vez por semana que teníamos que viajar a Rosario. Hicimos un entrenamiento y partido en la cancha de Duendes, uno en Plaza, fuimos a entrenar al Hipódromo, que tiene una cancha de sintético nueva. Y quedé en el plantel definitivo”, contó el nicoleño. Estuvimos tres días en Uruguay. Salimos campeones de la Copa de Oro. En el primer partido le ganamos a Santa Fe, el último campeón, después le ganamos a Tucumán, que fue duro, y el último lo jugamos contra Uruguay. Fue una experiencia muy linda, porque nunca había viajado. El torneo era como un reducido, dos tiempos de 20 minutos, que se hace más áspero porque es todo a full. Pero estuvo muy bueno y jugué todos los partidos completos de titular”, remarcó el Fullback, que en la selección se desempeñó como Wing. “De wing tenés que ser más decisivo, y acá es como un poco más estratégico. Yo me siento más cómodo jugando de fullBack, pero con tal de jugar uno se acomoda”, tiró entre risas.

Lo que viene
“Para este año el tema de la facultad me bajonea bastante. Si me puedo acomodar quiero entrenar bien, porque no podés jugar si entrenás a medias, porque te golpeás bastante. Si entreno poco lo voy a hacer más para divertirme y jugar en la Reserva o jugar unos minutos nada más. Si puedo, y se me da poder entrenar bien, espero poder repetir lo de este año o mejor, ayudar al club para ver si podemos salir campeones o seguir mejorando”, expresó el ganador del Plumi 2018. Al respecto, dijo: “No me lo esperaba porque estaba Ramiro Urban, que tuvo un gran año también y estuvo en el Pladar. Es algo que incentiva, que está bueno, un premio porque hiciste bien las cosas durante el año. Me puso muy contento”.

FOTO: Fontana, en la redacción de EL NORTE.