Diario El Norte

Locales

Atraparon a un hombre cazando liebres con perros galgos

09 Julio 2018 (15:22)

Policías del Destacamento Conesa atraparon a un hombre cazando liebres en campos de la zona de Erézcano, con perros galgos y sin los permisos necesarios. Quedó en libertad pero su caso quedó en manos de la Justicia de Faltas.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Atraparon a un hombre cazando  liebres con perros galgos
Foto 1/1   

Personal policial del Destacamento Conesa debió actuar en un camino rural de la zona de la localidad de Erézcano concretando la aprehensión de un hombre de 32 años que se encontraba en la vera del camino, entrando y saliendo de campos linderos con tres perros galgos tratando de realizar caza de liebres. Esta persona carecía de los permisos municipales necesarios para tal actividad. El hombre fue liberado pero el caso quedó bajo la intervención del Juzgado de Faltas.

 

Actividad prohibida

La caza comercial de la liebre europea es una actividad de relevancia económica que realizan cazadores, acopiadores, frigoríficos, exportadores, y demás protagonistas de la cadena económica.

Sin embargo, es una actividad prohibida desde el origen, porque la caza comercial de la liebre solo puede realizarse por medios prohibidos por el Código Rural – vehículo automotor, reflectores – lo que constituye un delito.

 

Penas

El decreto ley 22.241 impone penas de prisión e inhabilitación especial para quienes lo hagan, penalidad que se hace extensiva a quién transporte, almacene, compre, venda, industrialice o de cualquier modo ponga las piezas en el comercio. La permeabilidad del sistema posibilita que la actividad continúe sin dificultades, produciendo la selección en la persecución penal que alcanza a unos pocos.

 

Código Rural

En la provincia de Buenos Aires los tipos delictuales se integraron con la disposición del art. 273 del Código Rural (ley 7616) que ya se encontraba vigente desde 1970 , y que ha permanecido invariable en este aspecto en el art. 273 del Código actual (ley 10.081). La norma establece: “Prohíbese en el ejercicio de la caza: ...d) Perseguir y tirar sobre animales desde vehículos automotores, embarcaciones y aeroplanos, con excepción de botes o canoas a remo;.... f) Practicarlas en horas de la noche o con la luz artificial;...” Precisamente, la caza comercial de la liebre se realiza desde vehículos automotores (art. 273 inc. “d”) y utilizando reflectores de luz artificial que la inmovilizan permitiendo el disparo (art. 372 inc. “f”). Si bien es factible cazar liebres en horas del día, a pie o a caballo, solo tendría sentido como actividad deportiva, puesto que la captura sería tan escasa que resulta incompatible con una actividad comercial.