Diario El Norte

Culturales

Relatos de un Viajero: El histórico Casco Viejo de Panamá

24 Junio 2018 (12:54)

Hace un par de años tuve la oportunidad de conocer Panamá. Y en su capital, hay un lugar histórico imperdible, conocido como “Casco Viejo”. Allí estuve en familia, como siempre, recorriendo esas calles que nos transportan al pasado, entremezcladas con el progreso.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Relatos de un Viajero: El histórico Casco Viejo de Panamá
Foto 1/1   

Por Pablo González

diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

 

 

El Casco Viejo de Panamá es una ciudad de 340 años donde puedes experimentar la historia y cultura de una época pasada. La mayoría de los edificios de esta ciudad histórica están ubicados en una área de 38 cuadras a la que se le llama “Casco Viejo”, “Casco Antiguo” o “San Felipe”. A las cuadras se le llaman “manzanas”. Desde el Altar de Oro de la Iglesia de San José, o el Museo del Canal, cada esquina de esta ciudad antigua tiene algo de significado histórico.

 

Más que todo, los sonidos y olores que llenan el aire del Casco Viejo son su tesoro más importante. Vendedores en la calle gritan “bollo”, una comida panameña de maíz; los gritos de ejercicios de la guardia presidencial en la mañana; los indios Kuna que venden sus atractivas molas en el Paseo de las Bóvedas mientras que las parejas disfrutan las vistas románticas del Canal y los rascacielos; los ancianos se relajan en los bancos mientras que sus nietos tratan de jugar fútbol sin molestar a los grupos de turistas que pasean por el área.

 

Renovación

 

Como muchas áreas históricas, las décadas de deterioro se están cambiando por una ola de renovación. Al entrar al Casco Viejo puedes reconocer varios edificios restaurados justo al lado de los edificios gastados que son los hogares humildes de simpáticas familias panameñas. El resultado es una mezcla ecléctica de restaurantes modernos, hogares destartalados, bares bohemios y un ambiente público vibrante que es lo que define a esta área única.

Panameños prósperos, Americanos y otros extranjeros han construido sus hogares en este área, todos orgullosos de proclamar que no se mudarían por nada. Varias asociaciones de residentes se han establecido para la cooperación entre residentes ricos y pobres pueden asegurar de que Casco Viejo sigue siendo un destino de primera calidad con oportunidades para todos y para preservar la historia y la rica cultura .

Casco Viejo se considera además como una de las mejores áreas para la inversión de bienes raíces, aunque sea para restaurar edificios, o comprar propiedades ya restauradas. Al pasear por allí, uno tiene que reconocer que tiene un futuro prometedor.