Diario El Norte

Locales

Se viene un nuevo juicio por jurados en los Tribunales

12 Junio 2018 (05:50)

Los días 26 y 27 de junio se realizará el juicio por un homicidio ocurrido hace casi cinco años. Se trata del caso de Gonzalo Adrián Díaz cuyo cuerpo fue encontrado 3 meses después del hecho en un aljibe, a 10 metros de profundidad.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Se viene un nuevo juicio por  jurados en los Tribunales
Foto 1/1   

La semana pasada concluyó el juicio por el homicidio del ciudadano chino Chen Zhi Rong, por el cual fue absuelta su mujer, Laura Silvana Villa, imputada por este hecho ocurrido el 4 de diciembre de 2014.

Luego de este juicio que acaparó la atención de la comunidad por las características violentas del asesinato, en pocas semanas más comenzará un nuevo juicio por jurados.

Será los días 26 y 27 de junio y se hará por el homicidio de un hombre cuyo cuerpo fue encontrado 3 meses más tarde en un aljibe.

Gonzalo Adrián Díaz, de 39 años, fue visto por última vez el 26 de noviembre de 2013.

Y su cuerpo fue encontrado el 25 de febrero de 2014, en el fondo de un aljibe, a 10 metros de profundidad, cubierto por bolsas de residuos y plásticos.

Por el crimen detuvieron a su concubina, al amante y al hermano de ella.

Luego de una intensa búsqueda de 3 meses, el cuerpo de Díaz fue hallado por efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Nicolás, en avanzado estado de putrefacción.

La fiscal del caso es la Dra. Franca Padulo y el abogado defensor es el Dr. Pablo Prati.


¿Qué implica ser jurado?

El jurado es un ciudadano que ha sido seleccionado para formar parte de un tribunal de jurados en un juicio criminal, según se informa en la página web de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires.

Este tribunal de jurados está conformado por un juez y doce ciudadanos designados jurados.

El juez es responsable de decidir qué leyes se aplican al caso y deberá explicarles dichas leyes a

los miembros del jurado.

Los jurados deberán presenciar absolutamente todas las jornadas del debate y la prueba que se produzca durante el mismo. 

Deberán decidir el efecto y valor de dicha prueba para luego aplicar la ley a los hechos que consideren probados.

En pocas palabras podría decirse que el juez cumple el rol de juez del derecho y los jurados el de jueces de los hechos.

Es su responsabilidad determinar si la Fiscalía ha probado o no la culpabilidad del acusado por cada uno de los delitos que es acusado, contribuyendo de esa forma a la administración de justicia con el pronunciamiento del veredicto de culpabilidad o no culpabilidad. 

Lo que sucede con posterioridad es de exclusiva responsabilidad del juez.

Es importante que el ciudadano seleccionado como jurado sepa que existen reglas y procedimientos para la adecuada realización de la labor encomendada, las que le serán entregadas por escrito y explicadas por el juez que presida el Tribunal, en la oportunidad que corresponda.


Importancia de la tarea encomendada

Los jurados desempeñan un papel vital y de suma importancia en el sistema judicial de la provincia.

El prestar servicio como jurado es un deber máximo de ciudadanía. 

Colaboran en el mantenimiento del derecho y el orden y exaltan el concepto de justicia entre sus pares. 

Su máxima recompensa consiste en el hecho de que han desempeñado su deber lealmente, en forma honorable y correcta. 

La protección de nuestros derechos y libertades se logrará a través de la acción conjunta de juez y jurado, quienes trabajando en un esfuerzo común, ponen en práctica los principios de participación ciudadana.

Ser jurado significa ser juez en el proceso. 


Juez de los hechos 

El jurado es quien decidirá cómo fueron los hechos y si la persona imputada en el caso es culpable o no culpable.

Debe tenerse en cuenta que sólo serán juzgados ante un Tribunal de Jurados aquellas personas acusadas por delitos muy graves. 

En la provincia de Buenos Aires, aquellos hechos sancionados con penas de más de 15 años de prisión o reclusión (como por ejemplo homicidios, ciertos delitos contra la integridad sexual, robos calificados por el empleo de armas de fuego aptas para el disparo, secuestros seguidos de muerte, entre otros).

Eso significa que van a decidir sobre hechos que afectarían la libertad de las personas, por lo que éstas deben confiar en los jurados para la protección de su vida y su libertad.-