Diario El Norte

Locales

Estafaron a una familia con el “cuento” del secuestro virtual

12 Junio 2018 (05:43)

Mediante el ardid de hacerle creer a una familia que tenían secuestrado a su hijo, sujetos desconocidos les sustrajeron una importante suma de dinero a las víctimas de este engaño telefónico. En diálogo con el programa radial “Primeros Temas” el Dr. Martín Mariezcurrena advirtió a la población sobre esta clase de estafas que producen angustia y perjuicio económico.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Estafaron a una familia con  el “cuento” del secuestro virtual
Foto 1/1   

Fue en la mañana del domingo cuando un familia de comerciantes nicoleños recibió un llamado telefónico donde daban cuenta de que su hijo había tenido un accidente, para luego de producida la angustia en el receptor, virar el tono de la conversación y advertir de que se trataba de un secuestro, solicitando una importante suma de dinero. Las víctimas de lo que sería un engaño, cayeron en el ardid y perdieron una gran cantidad de su patrimonio “En las  primeras horas de la mañana del domingo tomamos conocimiento de que a una familia la hicieron víctima de un caso de secuestro virtual. Los llamaron muy apremiantemente, los asustaron diciendo que un miembro de la familia había sufrido un accidente. En la desesperación se largan nombres y ésta es gente preparada, que sabe bien qué hacer en estos casos, como jugar con el temor de la víctima y valiéndose de esa comunicación, que se da en términos muy acuciantes, poder recabar datos y conformar este engaño que termina en una solicitud de dinero bajo la amenaza que van a dañar al familiar. En este caso la amenaza surtió efecto y esta persona, un comerciante nicoleño, fue desapoderada de dinero en efectivo”, comentó en el programa radial “Primeros temas” que se emite por Radio “U”, el fiscal que entiende en la causa, el Dr. Martín Mariezcurrena.

“Esto transcurrió en las primeras horas de ayer. No quiero decir nada que ponga en riesgo la investigación pero entiendo que hay pistas que dan bastante tela para cortar”, agregó.

 

No dar información

Este tipo de delitos hace un tiempo habían ocurrido de forma constante en la ciudad y ahora parecen reflotar “Las amenazas fueron vía telefónica. El chico nunca estuvo en riego, se trató todo de un ardid, fue un engaño que lo constataron después de haber sufrido este perjuicio patrimonial. Queremos que la población sepa que esto está ocurriendo y la modalidad en la que ocurre. La información puede prevenir a la gente para que no sean víctimas de estos engaños. Cuando la familia toma contacto con la supuesta víctima resulta que estaba bien,  no sabía nada, pero el perjuicio ya estaba hecho. Estos delitos generalmente son al azar pero frecuentemente quienes resultan víctimas son personas de edad más avanzada que no están tan advertidos de que estas situaciones están ocurriendo en la calle. Incluso en muchas de algunas de las denuncias que hemos recibido pareciera que hay una pequeña inteligencia de la que luego es la víctima pero al cabo de la investigación hemos detectado, que siempre la información que parecen poseer los autores, ha sido conseguida de fuentes abiertas de la guía telefónica, donde sale el domicilio, o del propio apremio que sufre la víctima que en cuanto le dicen que el ser querido sufrió un accidente empieza a largar nombres. La situación es de mucho nerviosismo provocado por los delincuentes que aprovechan la situación. Si la sociedad toma conocimiento de esta modalidad delictiva va a permitir prevenirla de mejor manera. Nosotros podemos determinar quién fue, pero el daño ya está hecho. Mucha gente ni siquiera hace la denuncia ya que a veces les dicen que tienen a su hijo y el mismo está a su lado”, explicó el fiscal.

 

Penas

Sobre las penas que le corresponden a este tipo de delitos Mariezcurrena expresó: “En el Código Penal hay una discusión técnica que tiene que ver con lo siguiente y es que hay dos tipos penales posibles, uno es el de la extorsión y el otro es el de la estafa. Extorsión se trata con amenazar de un mal inminente para procurar la entrega de la supuesta víctima, por dinero o valores económicos, yo te amenazo que si no me das tal importe te voy a producir un mal. En la estafa vos engañás y producís un perjuicio patrimonial a partir de un ardid que puede ser a favor del que amenaza o para un tercero. En este tipo de delitos hay algunos fallos que consideran que es una extorsión y otros fallos consideran que es una estafa y esto se da así porque el propio autor no está en condiciones de producir el daño con el que está amenazando, porque no tiene a la víctima consigo. Lo que está haciendo es formar un ardid en virtud del cual produce ese perjuicio patrimonial, no hay posibilidad de efectuar el daño. En este caso la supuesta víctima estaba en Buenos Aires y desconocía la situación. En la estafa el máximo de la pena es de 6 años”.

Sobre cómo se debe actuar ante este tipo de engaños advirtió: “Quien recibe este tipo de llamados lo primero que debe hacer es asegurarse la situación de la persona referida, no tomarlo en serio y acudir a la policía, quienes son los que están en condiciones de verificar de forma inmediata quién es el que llama. Siempre se trata de secuestros virtuales. Se debe acudir a la autoridad. Mientras más advertida esté la comunidad menos daños se puede hacer”.