Diario El Norte

Editorial

El ajuste que viene, evidencia la importancia de tener un municipio saneado

11 Junio 2018 (23:20)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Según la información que se conoció en las últimas horas, el ajuste fiscal al que se comprometió el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es de casi el doble del que se había anunciado inicialmente, habrá recortes en salarios públicos, subsidios, obras públicas, en los giros a las provincias y a los municipios.

La poda del gasto comprometido por la gestión de Mauricio Macri ante el Fondo es de u$s19.300 millones, se realizará entre julio de este año y diciembre de 2020. Son –en principio- u$s9.000 millones de dólares más que lo previsto antes de negociar con el FMI.

Al tipo de cambio actual, se trata de un recorte de recursos de 501.800 millones de pesos, que irá aumentando nominalmente a medida que la moneda nacional se devalúe. 

De acuerdo a las proyecciones del Ministerio de Hacienda, la mitad del recorte del gasto primario (sin contar los intereses de deuda) ocurrirá entre julio de 2018 y todo 2019, un año marcado por las elecciones presidenciales y las de 22 gobernadores. En virtud de ello, el Estado nacional así como las provincias y municipios tendrán $ 250.000 millones menos para gastar en ese período.

En este marco, los subsidios que el Gobierno destina a los servicios de energía (electricidad y gas) y a transporte (principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires) registrarán una caída real del 48% respecto del nivel que alcanzaron en 2017, informó Hacienda. También se aplicará un recorte del 13% en el gasto primario destinado a salarios, bienes y servicios del Estado.

Los datos antes expuestos, reflejan la realidad del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Los 50 mil millones de dólares que se recibirán, vienen de la mano con un ajuste fenomenal que se sentirá en distintos sectores. Básicamente habrá menos obras públicas, menos empleados estatales, menos gastos en los distintos segmentos de la administración estatal.

Es justamente en este punto donde nos queremos detener. San Nicolás, por suerte, tiene un estado municipal con sus arcas saneadas, no sobredimensionado. El trabajo de austeridad realizado en los últimos años, permitirá que este ajuste seguramente no se sienta mayormente. A punto tal, que se ha anunciado que todas las obras públicas en ejecución y proyectadas en nuestra ciudad, seguirán con los plazos previstos.

De todas formas, la crisis impacta también en las finanzas locales. Según nos informaron, se está registrando por estos días una caída del 3% en los niveles de recaudación por tasas municipals (se pasó del 60 al 57% de cobrabilidad). Sin embargo, igual se podrá seguir funcioando normalmente.

Esto es vital para la ciduad. Por en estos días hay muchos municipios y provincias que se están preguntando cómo seguirán en el marco del ajuste que deberán realizar. Aunque estaremos afectados indirectamente, esa preocupación no es mayúscula localmente.

De todas formas, esperemos que cuanto antes nuestras autoridades nacionales encuentren una salida a la encrucijada en la que estamos. Las recetas del FMI no han sido saludables en el pasado. Es cierto que debíamos hacer un ajuste, en los últimos 70 años el país ha gastado mas de lo que recaudaba, esta situación nociva debe terminar, pero no es bueno que el plan económico solo se base en restringir los gastos. Alguna vez deberían pensar también en poner la rueda de la economía con un desarrollo de la producción.