Diario El Norte

Editorial

Controles tributarios necesarios, pero que deben ser más equitativos

31 Mayo 2018 (22:43)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) emitió recientemente un comunicado en el que se informó sobre los avances en el control de todos los eslabones de la cadena de producción y comercialización de la carne en territorio provincial. 

Así, en los últimos días puso la mira en casi mil carnicerías bonaerenses que no están inscriptas en Ingresos Brutos, entre las cuales unos 775 locales corresponden al área metropolitana y 211 al interior Provincial. Según una fuente del organismo, 9 de las carnicerías investigadas son de San Nicolás.

En todos los casos, ARBA tiene información que están ejerciendo la actividad sin tributar al fisco, por lo que profundizará paulatinamente la fiscalización en cada uno de los domicilios, en caso de corresponder, suspender las actividades y cerrar provisoriamente los establecimientos de venta minorista de carne hasta que regularicen su situación.

Estas acciones forman parte de otras medidas tendientes a formalizar la actividad del sector cárnico que viene desarrollando la Agencia desde el año pasado. A partir de un acuerdo con AFIP, se estableció un régimen unificado de pago a cuenta de los impuestos sobre los Ingresos Brutos e IVA, que actúa como condición necesaria para que los contribuyentes del rubro puedan acceder a la habilitación de faena.

Por su parte, ARBA estableció otra serie de cambios fiscales como, la obligatoriedad a que frigoríficos, matarifes y otros intermediarios que efectúan ventas mayoristas y minoristas realicen percepciones en nombre del fisco provincial, que sirven como pago a cuenta de Ingresos Brutos. A principios de abril, intimaron a establecimientos de este tipo para que cumplan con el deber actuar como agentes de percepción y recaudación del Impuesto sobre los Ingresos Brutos.

La noticia generó inquietud en este sector comercial, sirve para reflexionar sobre algunos puntos. En primer lugar, debemos remarcar que es necesario que todos contribuyan con sus tributos, porque esa es la única manera de que funcione una sociedad. Nunca hemos avalado la informalidad.

Sin embargo, debemos ser justos y hacer hincapié también en otros ítems. Por estos día existen muchos comercios que están agobiados por la presión tributaria. Cuando ello ocurre, se incrementa la evasión impositiva. El impacto de los últimos aumentos tarifarios ha hecho también que algunas facturas de luz resulten impagables, sobre todo en negocios con alto consumo energético (como es el caso de las carnicerías).

Por otra parte, es necesario que también reflexionemos sobre la carga tributaria que se le cobra a cada uno. Está bien que Arba y los otros organismos recaudadores fiscalicen a los distintos sectores.

Es hora de que las cargas tributarias recaigan con una dosis de equidad, coherencia y sentido común. Sin agobiar a las Pymes, al sector comercial y sin hacer concesiones. Esa será, en definitiva, la única manera en que podremos ir sobrellevando esta difícil coyuntura que estamos atravesando.