Diario El Norte

Locales

La incertidumbre económica se sintió en la city nicoleña

16 Mayo 2018 (05:47)

La mayoría de los bancos sólo ofrece y entrega dólares a clientes, aunque otras entidades sólo venden por homebanking pero no entregan el billete por ventanilla. Los ahorristas se muestran preocupados por la coyuntura, y resignados a transitar días turbulentos. Algunos ven fantasmas mientras que otros confían en la recuperación.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

La incertidumbre económica  se sintió en la city nicoleña
Foto 1/1   

Las tensiones generadas por la situación cambiaria e inflacionaria también enrareció el clima en la city nicoleña, en un contexto marcado por el vencimiento de una porción importante de las Letras del Banco Central (Lebac). EL NORTE recorrió ayer varias sucursales bancarias privadas, donde la incertidumbre fue un factor común entre los ahorristas que realizaban distintas operaciones. “Quiero retirar dólares de mi cuenta para cumplir con una compra inmobiliaria pero me dicen que no hay disponibilidad de billetes, que todavía no llegaron”, aseguró Eduardo, un joven abogado resignado a esperar que el panorama se tranquilice. “Tengo que hacer la operación en mano pero no puedo disponer del dinero. Espero que mañana se normalice el panorama. Esta situación no beneficia a nadie”, agregó Eduardo.

Otros bancos entregaron dólares físicos por ventanilla pero sólo a clientes, con lo cual quienes no conseguían hacerse de la moneda norteamericana en su banco tampoco podían disponer del efectivo en una sucursal donde no tuvieran cuenta.

“Hay algunos que ganan y otros que pierden, como ha pasado toda la vida en este país”, apuntó Ricardo, en la puerta de uno de los bancos privados más importantes por cantidad de clientes. “El que tenía 30.000 dólares ganó 100.000 pesos en dos días. Pero el que tiene sus ahorros en pesos pierde todos los días un poco más”, agregó.

“La gente tiene dudas, no sabe qué hacer porque tampoco hay un panorama muy claro de lo que pueda pasar. Y la incertidumbre es muy nociva para el sistema porque lleva a la profecía autocumplida”, dijo Pablo, propietario de una pyme ligada a la industria metalmecánica. “Ya lo vivimos otras veces. El temor a una situación peor lleva, por lo general, a una situación peor”, dijo.


Informados y enojados

“Este país no cambia más. El gobierno anterior no te dejaba comprar dólares. Este gobierno no te deja sacarlos. Hasta que no seamos un poco serios la cosa no va a cambiar”, manifestó Abel, empleado de una importante empresa siderúrgica de la zona.

“Estoy enojado con todos. Con los que están en el gobierno porque son incapaces de enderezar el barco. Y con los que gobernaron antes porque agitan los fantasmas del corralito, del default, de que todo se pudre. Esto es Argentina. Esto no cambia más”, agregó Abel.

La mayoría de las personas consultadas mostraron un nivel importante de información, aunque también de incertidumbre. “Hoy no debiera haber grandes novedades. La clave pasa por lo que suceda mañana cuando se sepa bien cuántos tenedores de Lebacs se pasaron al dólar”, señaló el propietario de una conocida aseguradora de nuestra ciudad. “Hay mucho lobby para que el dólar suba un poco más. Yo creo que puede llegar a 26 pesos, como piden algunos industriales y exportadores. Pero en este país el día a día es lo que manda, con lo cual hablar de lo que pueda suceder mañana es como jugarse un numerito a la lotería. Ya estamos curtidos”, añadió.

Ana, propietaria de un comercio, salía de hacer un depósito a un proveedor. “El problema es la inflación. Yo acabo de hacer la misma compra que hago cada dos meses, y me salió un 20 por ciento más caro. Después tenés que escuchar que te digan que no hay que tener la cabeza dolarizada, que hay que pensar en pesos. Pero el que tiene pesos y piensa en pesos está perdiendo todos los días”, protestó Ana.