Diario El Norte

Locales

La fuerza de las Becas de Techint

10 Marzo 2018 (16:00)

El programa «Becas al Mérito» que promueven el Grupo Techint y la Fundación Rocca encierra historias que merecen ser contadas. Entre ellas la de las hermanas Victoria y Ornella Rigali, a quienes la propia realidad le impone difíciles obstáculos al desafío de ser estudiantes con nivel de excelencia.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

La fuerza de las Becas de Techint
Foto 1/1   

La energía que ponemos en intentar hacer realidad un sueño suele ser proporcional a la propia fuerza que tiene aquello que queremos conseguir, por lo que un sueño muy grande nos exige dar todo lo que tenemos. Claro, la dimensión de un sueño está determinada también por la realidad que atraviesa a las personas. Así, el contexto individual y social configuran un camino particular y personalizado para quienes avanzan hacia un determinado objetivo.

El camino que vienen transitando las hermanas Victoria y Ornella Rigali es, por decirlo de algún modo, difícil de andar. Aunque las dificultades nunca han sido un obstáculo insalvable para estas jóvenes puesto que el sueño que las moviliza es muy fuerte. Victoria y Ornella quieren estudiar una carrera universitaria, sabiendo de antemano que ese el objetivo está sujeto a algo más que el esfuerzo individual e involucra a toda la familia, sin la cual el sueño nunca superaría la fase onírica.

La familia Rigali vive en barrio Avambaé, y tiene como único ingreso económico la recaudación de un remis. “Nuestros padres hacen lo imposible para que podamos ser alguien el día de mañana”, cuentan Victoria y Ornella, con voz bajita. Entre eso que hacen sus padres, Matías y Susana, está llevar en moto a sus hijas a la escuela para que no pierdan una sola clase. En los días donde el frío paraliza como cuando llueve torrencialmente.

Ornella (13) cursa segundo año en el Instituto Fray Luis Beltrán. Para aspirar a una de las 800 Becas al Mérito que entregan el Grupo Techint y la Fundación Rocca debe tener un promedio de 9 o superior, por tratarse de una escuela de enseñanza técnica. El promedio de Ornella al cierre de primer año fue de 9.59.

En tanto, Victoria (18) acaba de iniciar el último año de la educación secundaria en la Escuela Nº 14 de Campos Salles. El promedio que debe alcanzar para aplicar a una Beca de Techint es 9.50, tal como se exige a los aspirantes que concurren a establecimientos no técnicos. El esfuerzo hecho por Victoria bien se corresponde con el promedio de 9.60 que alcanzara el año pasado.

“El objetivo siempre fue acceder a la Beca, y nunca bajamos los brazos en el intento”, coinciden las hermanas Rigali. “Yo valoro mucho el esfuerzo de mi mamá para que no faltara a clases. Se levantaba a las 6 de la mañana para llevarme en la moto, con lluvia, con frío, con calor”, cuenta Ornella. Es que otro de los requisitos para aspirar a una Beca al Mérito es tener alto nivel de asistencia. “Sólo falté una vez. Había llovido mucho y no podíamos salir del barrio porque el agua se acumuló en toda la calle y no podíamos salir por temor a quedar atorados en el barro”, agregó la menor de las Rigali, cuyo objetivo es estudiar ingeniería nuclear.


Contra viento y marea

La historia de Victoria es más difícil. La mayor de las hermanas Rigali estuvo internada durante un año, entre el Garrahan y un hospital de La Plata, como consecuencia de una esclerosis múltiple que la obligó a someterse a tratamientos muy complejos. De hecho, hubo momentos en que había perdido la movilidad y también la visión. “Nunca bajé los brazos porque en mi casa me enseñaron que en los momentos más feos hay que dar todo para intentar salir adelante”, sostuvo Victoria, quien durante 2017 sólo tuvo media falta en la escuela. Tan fuerte es esta premisa en la familia Rigali, que hasta desafiaron el consejo de un neurólogo que le recomendó a Victoria dejar los estudios y concentrarse en el tratamiento. Fue entonces que decidió rendir las materias en carácter de libre durante esos meses en los que su salud le impedía ir a clases.

“Nunca fue una opción abandonar la escuela. Yo sé que tengo que terminar la secundaria y después ingresar a la universidad”, dijo. Victoria ha elegido seguir la carrera de Comercio Exterior. “Todo este esfuerzo va a valer la pena cuando logre ser lo que quiero ser”, dijo.


Horas de expectativas

Ornella y Victoria ya entregaron la documentación requerida para acceder a una de las Becas al Mérito. Y -por estas horas- aguardan impacientes estar entre los estudiantes que recibirán el premio a la excelencia educativa que promueven la Organización Techint y la Fundación Rocca. “Todo el año nos estamos dando fuerzas, ayudando y motivando para intentar ser mejores”, aseguran las hermanas, que no se despegaron un segundo a lo largo de la entrevista. Ese lazo es tan fuerte que la posibilidad de que sólo una de las dos pueda acceder al premio no va a frustrar a la otra. “Ya lo hablamos. Si tenemos la suerte de ganar una Beca, la vamos a compartir para que las dos podamos seguir adelante con nuestros sueños”, reveló Victoria.


****

El programa Becas al Mérito premiará este año a 800 estudiantes de nivel secundario de las comunidades donde la Organización Techint está presente. Históricamente, un 40 por ciento de las becas disponibles las reciben alumnos de San Nicolás y Ramallo.

Por estas horas, la organización de este programa se encuentra en proceso de validación de la documentación presentada por los aspirantes que alcanzaron o superaron el promedio requerido. Quienes accedan a una Beca recibirán dinero mensualmente. El año pasado la Beca era de $ 18.000 mensuales.