Diario El Norte

Locales

El sistema eléctrico responde con eficiencia ante la creciente demanda

13 Enero 2018 (15:26)

Mientras otras ciudades viven un verdadero infierno a causa de cortes generalizados en el suministro eléctrico provocados por una demanda récord en el consumo domiciliario, en San Nicolás el sistema está brindando una respuesta satisfactoria. Como consecuencia de un proceso de inversión iniciado hace tres años, hoy la infraestructura eléctrica garantiza una servicio eficiente en un contexto de niveles críticos de consumo.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

El sistema eléctrico responde con eficiencia ante la creciente demanda
Foto 1/1   

A mediados de diciembre pasado ya se podía advertir que el verano 2018 casi no iba a dar respiro. La ola de calor que entonces empezaba a insinuarse se volvió -todavía más- rabiosa en las primeras horas de 2018. Y casi no cedió hasta este último viernes, cuando la lluvia trajo algo de alivio a buena parte del país y, con ello, también a la infraestructura de energía eléctrica.

Justo es decirlo: en San Nicolás el servicio funciona en términos normales a pesar de una demanda creciente en valores comparativos con igual período de 2017. 

Las imágenes de innumerables y extensos cortes de energía que hoy se pueden ver por TV en determinadas ciudades se presentan a modo de «deja vú» de lo que alguna vez nos tocó vivir/sufrir a los nicoleños. Aquel verano de 2014 San Nicolás reproducía la imagen de esas películas apocalípticas, con altísimas temperaturas, calles vacías y con cortes generalizados en el servicio eléctrico en diferentes puntos de la ciudad.

La mirada retrospectiva nos hace caer en la cuenta que hoy estamos mucho mejor que antes, en un contexto donde las altas temperaturas son tan -o más- furiosas que entonces. ¿Qué pasó en el medio? En rigor, se puso en marcha un proceso de inversiones que -desde 2015- ha fortalecido las posibilidades de respuesta del sistema de infraestructura eléctrica, en un contexto de demanda creciente no sólo por altas temperaturas sino por desarrollo industrial y demográfico.

De acuerdo a la información suministrada por la Empresa de Energía Norte (EDEN), que distribuye el servicio en San Nicolás y en el norte bonaerense, las franjas horarias que registran la mayor demanda se ubican entre las 13 y 18, y de 19 a 23. Durante esas horas la exigencia para el sistema es muy alta debido a una alta demanda sostenida. Ese mayor consumo no ha generado inconvenientes estructurales en el sistema. De hecho, durante los últimos días sólo se han registrado algunos cortes ocasionales en el suministro de energía, en buena medida producto de la saturación de equipos en sectores de la ciudad donde proliferan las conexiones clandestinas.


Inversiones

En materia de servicios, las cosas no se dan por casualidad sino por causalidad. De ahí que el escenario sobre el que se asienta la eficiencia actual en el servicio de energía eléctrica de nuestra ciudad se corresponde con ese proceso de inversión que tomó un decisivo impulso en 2015. Y que continúa adelante de acuerdo a un esquema planificado.

Recientemente, EDEN concluyó en San Nicolás la obra de tendido de conductores subterráneos de media tensión como vinculación de los Alimentadores urbanos denominados “Lavalle” y “Além”, el montaje electromecánico de los nuevos Centros de Transformación, ubicados en Belgrano, entre San Martín y 9 de Julio, en Olleros 77 y en Urquiza 164, así como también el cambio de celdas en el Centro de Transformación Nº 270. El recorrido de la traza inicia en el Centro de Transformación de Mitre y Olleros, y finaliza  en la esquina de Sarmiento y Belgrano. Las obras demandaron una inversión de más de 11.8 millones de pesos. Estas tareas, además de acompañar el crecimiento y demanda de la zona, permiten optimizar la calidad del servicio.


Tres ejes

A lo largo de 2017, EDEN llevó a cabo distintas obras en el sistema de distribución que se dieron en el marco de un plan de inversión que pone el foco en tres objetivos: calidad del producto, eficiencia en el servicio y, también, seguridad en la vía pública.

Puntualmente, el plan de calidad de producto contempló la normalización de la red de distribución de baja tensión a partir de los centros de distribución de media y baja tensión. Para ello, se repotenciaron 28 transformadores. Al mismo tiempo, se tendieron 21 kilómetros de red eléctrica de baja tensión con cable pre ensamblado y se colocaron 201 seccionadores.

En tanto el plan de calidad de servicio incluyó la instalación de 8 reconectadores, 79 nuevos elementos de maniobra y protección, 30 detectores de paso de corrientes de cortocircuito, 3,16 kilómetros de conductores de media tensión, y el reemplazo de 247 aisladores.

Finalmente, en el marco del plan de seguridad en la vía pública se reemplazaron 373 postes de madera, 2.656 tapas de medidores, 5,45 kilómetros de cables de acometidas y 2,80 kilómetros de red de baja tensión con cable pre ensamblado.