Diario El Norte

Rugby

Matías Agüero: “Estoy satisfecho con la carrera que logré hacer”

30 Diciembre 2017 (22:47)

El rugbier nicoleño, de 36 años, está atravesando su segunda temporada en el Aix-an-Provence de la tercera división de Francia, club que le abrió las puertas en un momento difícil y en el que se reencontró con sus ganas de seguir jugando. De todas maneras, ya comenzó a prepararse para la etapa que viene, que lo tendrá como entrenador. “Quiero prepararme bien para eso”, aseguró.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Matías Agüero: “Estoy satisfecho con la carrera que logré hacer”
Foto 1/1    El nicoleño pasó por la redacción de EL NORTE.

Con 36 años y 17 temporadas en Europa, la carrera como jugador de rugby de Matías Agüero está en su etapa final. Ya lo retiraron hace algunos años en Leicester, cuando el médico del club lo dijo que no podría seguir jugando por una lesión en su columna. Sin embargo, el nicoleño no se quedó con eso y viajó a Lyon para ver a un especialista que le pintó un panorama un poco más alentador. “Cuando me dijeron eso en Inglaterra me quedé helado, tenía a mi mujer embarazada, un hijo chiquito… no sabía qué hacer. Yo veía que venía el final de mi carrera, pero todavía no lo había preparado bien”, reconoció Agüero, que en Francia encontró la tranquilidad que esperaba y volvió a jugar tras realizar una rehabilitación. Sin lugar en Leicester por el tema de esa lesión, le salió la oportunidad de ir por primera vez a Francia, un lugar al que él nunca quiso ir, pero terminó siendo su mejor opción. “Me ofrecieron una tercera división, y evaluando un poco cómo estaba mi situación de la columna, además del lugar porque el equipo está en la costa azul, me cerró. Fui con la idea de disfrutar dos años con la familia, tranquilo, viendo un poco más el rol de entrenador, cómo poder perfilarme como para arrancar con un club chico… Así que arranqué esta experiencia en Aix”, detalló.

 

“El primer año fue una desilusión total, no por lo que era la ciudad, sino porque el rugby en sí tenía un nivel muy bajo, y yo venía de jugar en un club que estaba peleando las semifinales de Premiership. También tuve un par de episodios de la columna, pero terminé jugando casi todos los partidos y perdimos la semifinal porque el árbitro ‘nos bombeó’. En Francia sos visitante y perdés, el visitante va a perder, ya lo asume”, tiró.

 

Temporada 2

“Este año arrancamos la pretemporada y me había quedado con mucha bronca por como perdimos el año pasado. Estaba muy bien con la espalda, asentado en la ciudad -que es preciosa- el grupo re bien, hablando francés. Y en este momento, en la mitad de la temporada, ganamos siete partidos sobre nueve. El equipo se amalgamó bien, se armó un lindo grupo y empecé a divertirme, que hacía mucho que no la pasaba bien. Me agarraron ganas de nuevo”, aseguró Agüero, cuyo contrato vence a mitad de 2018 pero ya está evaluando seguir jugando un año más. “Igualmente la idea es ir viendo para empezar un poco a entrenar. Con un amigo (el cordobés Luciano Orquera) creamos una academia de rugby en Mónaco para chicos de 12, 14 y 16 años, y los hicimos vivir lo que es una semana de rugby profesional. Hicimos todo a super nivel, con 40 chicos toda la semana dando clínicas de rugby, lo invitamos a Conrad Smith -un tipo inigualable, como todos los All Blacks- y salió todo muy bien. Estamos con ese proyecto, viendo también si puedo empezar a entrenar en el club, viendo otras cosas para hacer también. Me gusta mucho donde estoy, estamos muy bien con mi esposa y mis hijos”, expresó. Camilo, de 4 años, ya empezó la escuela en Francia (“habla francés mejor que yo”, tiró Matías) y Pilar tiene 2. El mayor nació en Italia, y la niña en Leicester. “El aguante de mi mujer (Verónica) es increíble. Siempre me van a ver y me siguen, porque nos hemos mudado de Italia a Inglaterra, y a los seis meses a Francia, con la diferencia de idiomas… es muy difícil”, definió.  

 

Lo que viene

“Está la posibilidad de jugar un año más, como jugador de experiencia, no jugando tanto… pero después yo quiero jugar todos los partidos. Ahora también supuestamente iba a jugar pocos partidos, pero jugué casi todos”, tiró entre risas. “A mí no me gusta ser segundo de nadie, hago las cosas de la mejor manera posible. Ahora que quiero ser entrenador arrancaré de abajo, pero mi objetivo siempre es el más alto, siempre tuve eso en la cabeza: tener ambiciones”.

“Trabajar con los chicos está bueno, pero más me gustaría el tema de la primera división, así que vamos a ver. A lo mejor no como entrenador de fowards, pero empezar a entrenar scrum en el club puede ser una posibilidad. Creo que para ser entrenador de fowards tengo que estudiar. Para ser entrenador de Scrum estoy tranquilo, pero line, ruck, punto de encuentro… hay muchas áreas que hay que cubrir que a mí me gustaría estar mejor capacitado. Lo puedo hacer, con todos los años que he jugado, los lugares en los que he estado, pero me tengo que poner a planificar, a estructurar, a leer un poco, porque una cosa es saberlo hacer y otra es saberlo explicar, y creo que hay que estudiar”. Definió el nicoleño

Nada le fue fácil a Matías Agüero en su carrera, por eso no le intimida lo que tenga pór delante. “Acá hay una sola cosa: el laburo paga. A algunos les sale más fácil, caen en el club donde tienen que caer y despega la carrera; y otros como yo tardan 3 o 4 años en llegar, con lesiones, con altibajos. Pero estoy muy contento y satisfecho con la carrera que logré hacer. Ahora trataré de darle forma y terminar de la mejor manera posible el rugby y encarar otros desafíos y otras cosas que te hacen seguir adelante”, concluyó

 

SU CARRERA EN EUROPA

 

Italia, Inglaterra, Francia, y dos mundiales

 

Se fue a Italia desde Regatas en 2001. Jugó en Rovigo y Viadana hasta 2007, donde saltó al poderoso Saracens inglés. Jugó en la selección italiana desde 2005 a 2015, con varios altibajos producto de lesiones y de algunos cortocircuitos con entrenadores. Jugó apenas 20 minutos ante Portugal el Mundial de 2007 y tuvo su revancha recién en el Mundial 2015, donde jugó todos los partidos. En 2011, quedó afuera por lesión. “Me quedó pendiente jugar contra los All Blacks, que nunca los pude enfrentar. Las tres veces que jugamos en diez años, me lesioné las semanas anteriores”, contó. “Recuerdo mucho los momentos más difíciles cuando no pude ir al Mundial 2011 por las lesiones, fue un año difícil en ese sentido. Volví a jugar a nivel internacional en 2013, estuvieron dos años sin llamarme. Pero no me iba a entregar, porque me había quedado con las ganas de jugar un Mundial completo”, tiró.

Por otra parte, destacó a su temporada 2009/10 en Saracens como la mejor. “Fue la tercera y última que jugué ahí, y que perdimos la final. Jugué todo el año”. De allí volvió a Italia para tener chances de ir al Mundial 2011, pero el físico le jugó una mala pasada y no pudo recuperarse.   

A pocas horas de regresar a Francia, el jugador pasó por el club que lo vio nacer y remarcó: “En Regatas están trabajando muy bien, están apuntando a donde tienen que apuntar, que son los más jóvenes”, señaló, y recordó: “Me acuerdo cuando empecé que Armando Batillana me dio una mano muy grande para irme, después valoro a todos los entrenadores del club y lo más importante, la familia, que fue un sostén tremendo. Sin ellos uno no va para adelante, y si te olvidás de donde venís y quién sos, estás listo”.