Diario El Norte

Policiales

En un mes robaron tres veces en la Escuela Nº10

26 Julio 2017 (05:51)

Tercer robo en menos de un mes, cuarto robo en lo que va del año. La Escuela Nº 10 “Remedios de Escalada” está en la mira de la delincuencia y las autoridades no le encuentran la vuelta a este problema. Otra vez un robo menor con daños que cuesta mucho arreglar y que se repiten incesantemente.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

En un mes robaron tres veces en la Escuela Nº10
Foto 1/1    Los sujetos aprovechan el descampado y el tapial bajo para ingresar. EL NORTE

Que el delito no se toma vacaciones es un dicho que suena a chiste pero que se relaciona muy bien con este cuarto robo en el año que sufre la Escuela Nro. 10 “Remedios de Escalada de San Martín”, en pleno receso escolar. 

Un nuevo robo con daños en la estructura de un edificio reluciente, que fue pintado hace poco tiempo gracias al esfuerzo de todos. 

Rejas rotas, daños en aberturas, para tan solo  llevarse un poco de alimento que se sirve a los que más lo necesitan. 

Cuarto robo en pleno período vacacional, cuarto golpe consecutivo a una institución cuyo objetivo social es cambiar la realidad  de un amplio sector de la sociedad y que termina siendo la víctima.

En esta ocasión los malhechores ingresaron por una ventana del comedor y sustrajeron milanesas, fideos, arroz y azúcar, entre otros alimentos. 

Peritos de la policía científica estuvieron en el lugar tomando huellas.

Fue el anterior robo el que había generado medidas especiales de seguridad, que al verse afectadas por el inicio de clases dio pie a que los delincuentes una vez más atentaran contra esta institución educativa.

La Escuela Nº10 se encuentra sobre una avenida en la zona norte, prácticamente aislada, con pocas medidas de protección. 

En el establecimiento hay una alarma pero la misma no funciona ya que aparentemente la rompieron alumnos que concurren al mismo lugar que deberían cuidar. 

La hipótesis que lamentablemente se maneja en estos hechos delictivos es que se trata de alumnos de la misma escuela que conocen el edificio y los movimientos del mismo, los que cometen los robos.

A pesar de que la policía viene realizando custodia fija en ciertos horarios complicados y recorridas dinámicas cerca de la institución, los delitos contra la misma no se detienen y mucho tiene que ver la geografía del lugar.

Las medidas deben ser de vigilancia porque  la alarma no funciona, aunque desde el establecimiento comentaron que el Ministerio de educación, a raíz de estos últimos robos, se comprometió a arreglarla. 

A vista de los recientes acontecimientos esta medida deberá agilizarse.


Cronología delictiva

El robo anterior fue el pasado 13 de julio. 

Esa vez se llevaron también la comida con la que se asiste a los chicos de la zona, una vez más produciendo roturas que cuesta mucho reparar. Fue el tercer robo en poco tiempo que sufría ese establecimiento educativo, un robo menor por suerte, de hamburguesas, papas y pan. 

Menor sí, pero que dejó a los jóvenes que concurren al lugar, para tener una comida en el día, sin alimento. 

El Consejo Escolar actuó rápidamente y las provisiones fueron restituidas para los próximos días, pero la sensación de bronca e impotencia se sentía.

El 2 de julio también rompieron una reja y se colaron en el edificio. Esa vez los sujetos destrozaron los vidrios de la dirección, del patio y de otra oficina tan solo para llevarse unos cables y un jarrón. 

El destrozo fue peor que lo sustraído. 

En diálogo con EL NORTE la inspectora Jefe de la Jefatura de Distrito Mónica Guidi, había comentado en esa ocasión a nuestro medio su preocupación por lo sucedido.

“Es tremendo lo que pasa con la Escuela 10 donde funciona la secundaria Nro. 15 y un centro de adultos, el Nro. 723. En esa escuela circula mucha gente ya que tenemos una primaria, una secundaria, un centro de adultos y además una extensión del secundario de adultos. Circula mucha gente y ya no sabemos qué hacer con esto.

Anteriormente, el 19 de junio robaron en la escuela 10, en esa ocasión también se llevaron la comida con la que se asiste a los chicos de la zona y utensilios de cocina, una vez más produciendo roturas que cuesta mucho reparar. 

Después de eso se colocó un candado en la puerta del comedor. 


Reiterados robos

Ya años anteriores la Escuela 10 había sido foco de la delincuencia en reiteradas oportunidades. 

De hecho en una ocasión docentes, padres y alumnos hicieron un abrazo solidario pidiendo que cesen los robos en el establecimiento, pero nada cambió. 

Mónica Guidi concluyó en ese momento: “Lo que hacen es dañar, romper vidrios que cuesta reponer. Las cooperadoras de ahí no son instituciones consolidadas y fuertes, cuesta mucho conseguir cosas. Es todo un logro poder hacer algo. Ahí tenemos cuatro directores y entre todos tratan de solucionar el tema. Los mismos gremios docentes se solidarizan y ayudan, dentro de todo las pérdidas no fueron tanto. Estas cosas duelen mucho”.-