Diario El Norte

Locales

En San Nicolás hay más de cien arrestos domiciliarios

16 Julio 2017 (13:53)

El patronato de Liberados es un organismo técnico criminológico que tiene por finalidad promover la inclusión social de las personas que por disposición judicial están bajo su supervisión. San Nicolás pertenece a la región VI del norte de la provincia que abarca un amplio territorio. En dialogo con EL NORTE, Mirta Jubert y Carolina Coolican, directivas de esta institución, explicaron las funciones de la misma.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

En San Nicolás hay más de  cien arrestos domiciliarios
Foto 1/1   

El patronato de Liberados es un organismo técnico criminológico que tiene por finalidad promover la inclusión social de las personas que por disposición judicial están bajo su supervisión, siendo un actor fundamental en política de seguridad pública en términos de prevención del delito. La finalidad última es evitar el circuito delictivo comprendiendo la seguridad humana como un derecho fundamental que compromete a todos y cada uno de los segmentos del estado y la sociedad civil.

El Patronato de liberados bonaerense está dividido en seis regiones, la región de San Nicolás pertenece al norte de la provincia y esta región está  dividida en tres territorios XVI, XVII y el XVIII. 

Mirta Jubert es directora de la región VI del patronato de liberados y en la nota está acompañada por Carolina Coolican subdirectora del territorio XVII, quienes son referentes de esta institución en nuestra ciudad.

“La institución depende desde mayo del año pasado de la secretaria de derechos humanos de la provincia. La función de la institución es el control, la asistencia y el tratamiento de las personas mayores que se encuentran en conflicto con la ley penal, que pueden ser libertades condicionales, excarcelaciones, arrestos domiciliarios, probados, condenas en suspenso, libertades asistidas y trabajo comunitario”, explico Jubert. 

El patronato debe ocuparse de que quien debe realizar un trabajo comunitario pueda hacerlo en el lugar donde el mismo sea necesario “Cuando la persona ha cometido alguna falta y le convierten la multa en tarea para la comunidad, que puede ser limpieza en plazas o parroquias, es un trabajo comunitario. En ese aspecto el patronato es el que busca el lugar donde la persona puede hacer la tarea comunitaria acorde a las condiciones de la persona. A veces tenemos electricistas, albañiles. Como somos trabajadoras sociales sabemos de las necesidades de la ciudad, donde necesitan cierta tarea. Hemos tenido profesionales también como arquitectos, ingenieros, etc. Vemos en las instituciones de la ciudad  donde mandarlos. También lo hacemos con la municipalidad, específicamente con desarrollo social a través de las comisiones vecinales. Trabajamos con parroquias, iglesias evangélicas y comisiones vecinales para  designar la tarea”, contaron. 


Inclusión

El patronato trabaja con dos segmentos, los penitenciarios y los no penitenciarios. Los pos penitenciarios son los que atravesaron la experiencia carcelaria y los no penitenciarios son quienes cometieron delitos menores y por eso el juez les da algunas normas de conducta que cumplir, ya  sean tareas comunitarias, cursos de capacitación, terminar la escuela, primaria o secundaria.

“También tenemos los arrestos domiciliarios. El trabajo es bastante complicado y arduo. Cuando hablamos de control no es el control de estar las 24 horas a lado de las persona puesto que si el juez ha considerado de que esa  persona puede estar en su domicilio, es que el habrá hecho la evaluación pertinente para ello. Nosotros lo que hacemos es intervenir más que nada en hacer el informe judicial donde indicamos que se visitó el domicilio y si está o no. pero más que nada lo que buscamos apunta a la cuestión social. Nosotros tenemos muchísimos problemas de falta de inclusión como escolaridad, salud, indocumentados. Nuestro abordaje no es solo a la persona que está en conflicto con la ley penal, sino a todo su círculo familiar. Tenemos un tutelado que tiene hijos esposa, hermanos, padre y nosotros en nuestra intervención está enfocada  a toda la familia”, comentaron.


Falta de personal

El patronato debe velar por la inclusión social de aquellos en conflicto con la ley penal. El crecimiento poblacional es directamente proporcional al crecimiento de arrestos, pero no así el personal que ha quedado escueto para tantos casos. “Ya sea San Nicolás, Ramallo o San Pedro, los arrestos domiciliarios que se otorgan son a través de este departamento judicial, el cual da muchas detenciones de este tipo. El trabajo nuestro, con estas condiciones que enumeramos, es mucho mas exhaustivo en el área social, que también se dificulta por la falta de personal. Tenemos más de cien arrestos domiciliarios en San Nicolás. Hoy en día San Nicolás y Ramallo tienen casi 800 tutelados y solo hay cinco asistentes sociales y un abogado. Estamos sobrepasados de casos”, explicaron.


Arrestos domiciliarios

Los  motivos por los cuales el Juez puede otorgar arrestos domiciliarios son variados y dependen de varios factores. “Muchos arrestos domiciliarios son por cuestiones de salud o porque no hay espacio en las cárceles. También tenemos muchos con salidas transitorias. Cuando la familia ofrece un  tutor, una salida laboral, es decir que le consiguen un trabajo, el juez le da el arresto domiciliario y ahí intervenimos nosotros. Pero repetimos, la población ha crecido mucho y nos falta personal.

Nos encontramos con muchos chicos jóvenes y hay una franja de 18 a 25 años con muchos problemas de adicciones. Es todo un trabajo de prevención con otras  instituciones. En San Pedro se ha conseguido que los médicos psiquiatras evalúen a nuestro tutelados. Desde La Plata tenemos el equipo de psiquiatras y cada dos meses vienen a evaluar personas de San Nicolás. El personal interviniente es trabajador social pero se debe intervenir con otros ejes también”, comentó Jubert. 


Asistencia

El control que ejerce el patronato de liberados no es solamente corroborar que el detenido cumpla el arresto domiciliario, cuestión esta que compete más a las áreas de seguridad, sino que tiene más que ver con la inclusión en la sociedad. “El tema del control que nosotros hacemos es distinto. Intervenimos cuando el juez lo dispone ya sea libertad, arresto domiciliario o probation. Nosotros no solo tenemos control por disposición judicial, sino que además somos trabajadores sociales, el eje es la asistencia, el tratamiento, lograr  la inclusión plena. Lo de las tobilleras depende del servicio penitenciario. Algunos casos si dependen de nosotros, pero eso lo dispone el juez. En ese aspecto tenemos solo una chica en San Nicolás y dos en San Pedro pero el monitoreo de la tobillera lo hace el servicio penitenciario”, explicaron.

Coolican agregó: “El Patronato cuenta con programas de asistencia propios. Tomamos todos los programas de nación y provincia, ya sean alimentarios, de educación, vivienda, programas de microcréditos para desarrollar actividades laborales, lo que da buenos resultados pero necesitan de un importante seguimiento. Hay un programa de mejoramiento habitacional también, que se utiliza más que nada para  la persona con problemas de salud. La función básica es la inclusión social. Una persona que a lo mejor no tuvo la oportunidad de terminar la escuela, o no tiene capacitación se le hace difícil insertarse laboralmente y esta es una manera de empezar a pensar un proyecto de vida diferente”.