Diario El Norte

Policiales

Robaron nuevamente en la Escuela Nº 10

04 Julio 2017 (07:48)

La Escuela Nro. 10 “Remedios de Escalada de San Martín”, donde se dicta educación primaria, secundaria y para adultos, sufrió en apenas dos semanas dos robos. El primero fue el 19 de junio donde se llevaron alimentos. El domingo a la noche volvieron a entrar y sustrajeron cables y un jarrón.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Robaron nuevamente en la Escuela Nº 10
Foto 1/1    Se repiten los robos en la Escuela Nº 10 “Remedios de Escalada”. FOTO DANIEL DORADO/EL NORTE

Cuando ayer a la mañana el personal se disponía a abrir las puertas de la Escuela Nro. 10 “Remedios de Escalada de San Martín” ubicada en Álvarez 371, se encontraron con la desagradable sorpresa de que una vez más, sujetos desconocidos habían ingresado rompiendo rejas y vidrios para tratar de robar lo que encontraran. 

Decimos una vez más, porque el pasado 19 de junio ya habían entrado haciendo destrozos, llevándose mercaderías y utensilios de cocina que son los que se utilizan para darle de comer a los chicos que concurren al establecimiento educativo. 
Esta vez los delincuentes destrozaron los vidrios de la dirección, del patio y de otra oficina tan solo para llevarse unos cables y un jarrón. 
El destrozo fue peor que lo sustraído. 
En diálogo con EL NORTE la inspectora Jefe de la Jefatura de Distrito Mónica Guidi, se mostró consternada por estos incesantes robos a este establecimiento de la zona norte. 
“Ya el 19 de junio robaron en la escuela 10. En esa oportunidad se llevaron alimentos y utensilios de cocina, después de eso se colocó un candado en la puerta del comedor. Anoche ingresaron nuevamente. Entraron rompiendo un vidrio, también dañaron las rejas de alambre. Fueron a la secretaría donde rompieron otro vidrio, un vidrio de la dirección y lo que vimos que robaron fue irrisorio. Fue más el daño que otra cosa, ya que se llevaron cables que son de los cargadores de las net, una net rota y un jarro. Posiblemente buscaron llaves que no estaban ahí y no pudieron abrir nada. Los espacios por los que pasaron son muy chicos, así que debe ser alguien de contextura física pequeña. Este año tenemos los dos robos en la Escuela 10 y después un robo en mayo en la escuela 43”, explicó la inspectora.

Reiterados robos
Ya años anteriores la Escuela 10 había sido foco de la delincuencia en reiteradas oportunidades. 
De hecho en una ocasión docentes, padres y alumnos hicieron un abrazo solidario pidiendo que cesaran los robos en el establecimiento, pero nada cambió. 
“Es tremendo lo que pasa con la Escuela 10 donde funciona la secundaria Nro. 15 y un centro de adultos, el Nro. 723. Las clases no se vieron afectadas porque está todo normal. En esa escuela circula mucha gente ya que tenemos una primaria, una secundaria, un centro de adultos y además una extensión del secundario de adultos. Circula mucha gente y ya no sabemos qué hacer con esto. Siempre esta escuela está en los centros de robos y se llevan cosas irrisorias. La entrada del 19 de junio se llevaron alimentos y utensilios de cocina”, comentó Guidi.
Sobre cómo se reponen los materiales robados y se reparan los daños ocasionados, la inspectora comentó que es difícil volver a arreglar rápidamente lo perdido.
“En la escuela actúan varios entes. La municipalidad tiene obras adentro, se están haciendo varias reparaciones y Consejo Escolar debe reponer lo que corresponde a utensilios. Lo demás se hace a través del Consejo Escolar. Se pidió reforzar las rejas”.

En el foco de los robos
Acerca de las medidas de seguridad que deberían tomarse en la escuela, estas son difíciles de aplicar por el tamaño y ubicación del establecimiento ya que demandarían una gran inversión monetaria. 
“La escuela tiene muchos ingresos, tapiales muy bajos, otros tumbados y no se ve quien entra a la escuela que está emplazada en el medio de la nada. Se había hablado de que la cámara de Alberdi y Álvarez era de 360 grados y podría tomar las imágenes. Ya no podemos apelar a la figura del sereno porque no existe más. Desde lo que es la dirección de escuelas no se puede. Uno pide siempre y se han portado bien desde la policía con el control, pero los robos siguen. El último robo es muy reciente, todavía no tenemos información y el robo anterior no hemos sabido nada sobre lo que pasó. Nos sabemos cómo va la investigación”, expresó la docente.
Guidi concluyó: “Lo que hacen es dañar, romper vidrios que cuesta reponer. Las cooperadoras de ahí no son instituciones consolidadas y fuertes, cuesta mucho conseguir cosas. Es todo un logro poder hacer algo. Ahí tenemos cuatro directores y entre todos tratan de solucionar el tema. Los mismos gremios docentes se solidarizan y ayudan, dentro de todo las pérdidas no fueron tanto. Estas cosas duelen mucho”.