Diario El Norte

Rugby

Leandro Assi va por su tercera temporada en el rugby francés

08 Junio 2017 (23:33)

El nicoleño, surgido de las inferiores del club de Regatas, viajará el próximo lunes al Viejo Continente para iniciar una nueva pretemporada con el Biarritz, histórico club que milita actualmente en Pro D2, la segunda división del rugby galo. Será su segundo torneo allí, tras un paso por el Provence Rugby. “Estoy muy bien en Biarritz, me gustaría poder ascender al Top 14”, señaló.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Leandro Assi va por su tercera temporada en el rugby francés
Foto 1/1    El nicoleño, con la “albirroja” del Biarritz. WEB.

Leandro Mario Assi tiene 28 años, y hace 20 que comenzó a jugar al rugby en el club de La Ribera. Fue parte de una recordada camada de juveniles, y logró debutar en la Primera del Náutico a los 18. Recién a los 20 subió al plantel superior y tuvo continuidad entre los más grandes. Sí, apenas ocho años atrás Leandro daba sus primeros pasos en la isla, y hoy juega en el segundo escalón del rugby francés. Para llegar a eso recorrió un camino con muchos sinsabores, pero finalmente apareció la recompensa.

“El mismo año que jugué en Primera en Regatas se me dio la oportunidad de ir a Italia”, contó Leandro en su visita a la redacción de EL NORTE. De la mano de Matías Agüero, otro “hijo pródigo” del rugby azul-naranja, jugó una temporada en el Venezia Mestre. “Me fue bien, fue una linda experiencia, pero el club presentó la quiebra tres meses antes de terminar, no nos pagaron a nadie, así que me volví”, señaló.

En su regreso, se instaló en Buenos Aires para probar suerte en un histórico de la URBA como Belgrano Athletic, invitado por un amigo suyo. “Me terminó gustando, pero pasaron mil cosas”, recordó. Para sintetizar basta con decir que apenas llegó de Italia tuvo problemas con su pase y, cuando pudo jugar, a los tres partidos se rompió la rodilla. Tras 12 meses de recuperación, volvió a jugar y a los seis partidos se rompió la otra rodilla. “Esas cosas me frenaron el proceso, lo de la primera rodilla fue muy duro porque volvía de Europa y no tenía laburo, no tenía obra social, no tenía nada, y operarme fue un gran tema. Después la segunda rodilla ya estaba más acomodado, con trabajo, instalado en Buenos Aires y con un médico ya conocido en el club, porque yo ya había jugado en Primera”, expresó Leandro, pero de todas maneras en su nuevo regreso se lesionó el cuello, por lo que la pasó realmente mal hasta fines de 2014.

 

Empezar de nuevo

“A todo esto aumenté mucho de peso, no quería jugar más”, reconoció. “Gracias a los amigos, al club y a la familia pude salir adelante y empecé a entrenar a full en noviembre, pensando en 2015”.

Aquel año fue su reivindicación: pudo jugar todos los partidos en Belgrano Athletic y lo convocaron para jugar el Argentino en el seleccionado de Buenos Aires. Después de seis años, la selección bonaerense se consagró campeona Argentina con él como pilar titular. “En Belgrano también fue un gran año, perdimos la semifinal en la URBA y la semi del Nacional de Clubes”, contó el nicoleño. 

Su buena temporada se tradujo en varias ofertas para salir del país. Ya durante ese 2015 Gonzalo Quesada lo había contactado para arribar nada menos que al Stade Français como “jocker” (para cubrir a un jugador lesionado o que se va al mundial). “No estaba preparado mentalmente en ese momento, tenía dudas, mi cabeza no estaba al ciento por ciento como para ir”, reconoció el nicoleño, quien después de tantas lesiones y complicaciones había sacado de su cabeza la idea de jugar en el exterior. “Me focalicé en jugar acá en Argentina, quería ser el mejor acá… pero después se fue dando”, tiró.

Surgieron las ofertas desde Francia, primero para jugar Federal 1 (tercera división), después Pro D2 (segunda). “No estaba seguro todavía, hasta que se dio a principios del año pasado la posibilidad del Provence Rugby. El entrenador quería un pilar derecho, y me fui a jugar la segunda mitad de la temporada por un jocker medical”, contó Leandro. “Fue raro, porque yo llegué un viernes a Marsella, estuve el fin de semana en un hotel y el lunes comencé a entrenar. Después como todavía no tenía seguro me hicieron parar, pero el jueves retomé de nuevo y el viernes ya fui convocado para jugar nada menos que con Perpignan”, recordó el nicoleño, que en ese encuentro ante uno de los rivales más importantes fue al banco y pudo jugar algunos minutos en el segundo tiempo. “Fue raro, lindo, mentalmente una locura linda pensar que jugamos con Perpignan de local, y encima ganamos. Fue un lindo comienzo”, contó. En esos seis meses en Aix jugó todos los partidos, y ya a partir del segundo fue titular. De todas maneras, el equipo no pudo mantenerse en la segunda categoría y cayó al F1.

 

Destino Biarritz

“Cuando vi la vida, lo que era el rugby en Francia, no me quería volver más”, aseguró el nicoleño. Provence lo quería mantener en el plantel para jugar la tercera división y le ofreció un buen contrato de tres años, pero él quería seguir en Pro D2, así que aguardó otras ofertas. “Mi agente me llamó un jueves, me dijo que Biarritz estaba interesado y que tenía dos días para responder. Después de hablarlo mucho con amigos, familia y representante acepté, y finalmente se dio”, contó Leandro, que firmó por dos años.

“Cuando llegué no lo podía creer; una locura la gente, la ciudad muy linda, muy tranquila, pero también la pasión que hay, porque no hay otra cosa que rugby”, tiró el ex Regatas. Biarritz supo ser campeón del Top 14 en 2006, y luego de un bajón que lo llevó a la segunda categoría está trabajando desde hace un tiempo apostando al regreso. En esta nueva temporada llegará como Director Deportivo el ex Puma Gonzalo Quesada, que llevó a lo más alto al Stade Français y que justamente había buscado al nicoleño hace un par de años para sumarse a su equipo.

Assi tuvo protagonismo en su primera temporada en el equipo albirrojo, que arrancó bastante mal en cuanto a resultados pero luego se encaminó, logrando llegar a semifinales. “Fue un torneo muy parejo y siempre estuvimos peleando ahí arriba”, remarcó Leandro, que vive en Biarritz en un departamento que alquila con su novia, y al cual próximo lunes estará regresando con expectativas renovadas. “Me queda una temporada más allá, y ahora Gonzalo Quesada va a ser el entrenador, que viene con un staff técnico propio y con un buen proyecto para renovar. A mí me interesa seguir en Francia, me gusta mucho Biarritz y me gustaría seguir ahí, aunque obviamente estaré abierto si sale la posibilidad de jugar en Top 14”, expresó.

Mientras tanto, pasa los últimos días en San Nicolás rodeado de amigos y familia. “Vengo acá y me junto con mis amigos de rugby del club; con Diego (Correa) y Matías (Dueñas)

hablo siempre, hoy en día es muy fácil estar en contacto a través de las redes sociales o Whatsapp, es como estar acá”, contó y también habló de su buena relación con Matías Agüero, que esta temporada va a jugar en Provence. “Hablo constantemente con él”, dijo.

“Siempre antes de entrar a la cancha me acuerdo de todo lo que me pasó, de la isla, de mis amigos, mi abuelo que falleció hace unos días y que fue muy importante en mi vida… lo hago por mí, pero también pienso en todo eso, y cuando siento que me relajé, recuerdo todo eso y bajo otra vez a la realidad”, concluyó.