Diario El Norte

Locales

Caminata Histórica Cultural: reviviendo los orígenes de la Ciudad

19 Mayo 2017 (00:32)

Rotary Club San Nicolás organizó el domingo pasado una Caminata Histórica Cultural, guiada por el profesor César Bustos. Se recordaron los orígenes como ciudad, desde formación de la estancia de Rafael de Aguiar, la plaza, la Iglesia Catedral, Tribunales, Colegio Misericordia y el Templo Masón.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Caminata Histórica Cultural:  reviviendo los orígenes de la Ciudad
Foto 1/1    El profesor César Bustos llenó la Caminata de muy interesantes detalles históricos. ROTARY CLUB

El domingo 14 de mayo se realizó la Caminata Histórica Cultural organizada por el Rotary Club San Nicolás. Se recorrieron lugares históricos fundacionales de nuestra ciudad. El guía de tal recorrida fue César Bustos, profesor y fotógrafo. Para conocer detalles de la Caminata, EL NORTE lo entrevistó. Contó que “me desempeño como profesor de fotografía, video y materias afines en la Escuela de Fotografía de la Escuela de Arte, el fuerte mío siempre fue el video y la fotografía. En 2007 se hizo un curso de guía turístico y aunque lo hice nunca ejercí. Lo hice porque a raíz de la fotografía antigua, la mayor parte de toda esta zona, tuve que estudiar la historia nicoleña para ver qué es lo que tenía en mi poder. Estando en el Rotary surgió como una actividad de compañerismo, y así saltó la idea de hacer alguna cosa grupal. Ahí me propusieron realizar una visita guiada y luego se amplió a la comunidad. Fue así que el domingo pasado a la mañana, de 10 a 12, hicimos la prueba de fuego”.

 

Plaza Mitre

“Fue una linda experiencia, partimos de  la plaza Mitre, por lógica porque es desde donde se organizó la ciudad, y luego caminamos por calle De la Nación hasta llegar a nuestra sede que está al lado del Teatro Municipal, pasando por la Casa del Acuerdo y así recorrer casas emblemáticas de esa calle, por eso lo de la Caminata Histórico Cultural”.

Preguntado sobre los inicios de nuestra historia, César se explayó explicando que “en cuanto a la organización, porqué se comenzó allí, hay varias razones, por ejemplo es un punto en el que confluyen el arroyo conocido como Zanja de Doña Melchora, no era un arroyo de régimen permanente pero era un desagüe de los campos de más arriba hacia el río. Un curso pequeño que ahora está todo entubado, no lo podemos ver, pero era un arroyuelo que desembocaba en el río Paraná en ese momento, porque ahora cambió mucho la zona, en esa época el meandro que está frente a la desembocadura del arroyo Ramallo estaba aquí enfrente, el curso principal del Paraná pasaba por acá nomás. Por lo tanto podían venir los barcos sin necesidad de dragado, hablamos de 1720, 1730 y 1740 cuando se empezó a organizar la población en la zona”.

 

Puerto natural

Posteriormente contó “entonces Aguiar eligió ese lugar primero porque era un puerto natural que estaba frente a ese espejo de agua, tenía comodidad para que los barcos atracaran ahí, echaban un planchón a tierra y subían y bajaban las mercaderías con carretillas o al hombro; era un intercambio comercial. Aguiar era un comerciante. Cuando se casó con Paulina Ugarte heredó como dote una porción de tierra de su suegro. Eligió esta parte justamente porque para su negocio le convenía. Pero tenía otras características también, dado que es una zona alta que tiene hacia el norte y hacia el oeste, donde baja y luego vuelve a subir. Como la mayoría de los pobladores venían de Santa Fe, donde habían tenido un asedio permanente durante años de los indios, prácticamente se había despoblado la ciudad de Santa Fe, habían perdido familiares y amigos en manos de los indios, entonces estaban aterrados por la posibilidad de ser atacados, preferían estar en un lugar alto donde tenían buena posibilidad de observación para vigilar, como una cuestión defensiva también. Personalmente opino que ellos favorecieron la población alrededor de la estancia de Aguiar; entre muchos se podían defender mejor”.

 

Comercio a mano

“Lógicamente también para la comodidad, para el estándar de vida era importante estar al lado de un puerto donde recibían mercaderías, donde podían vender los productos del campo, sus cultivos, los animales, los cueros; todo eso hizo que en torno a la plaza Mitre, que era donde se reunía el ganado porque la confluencia de los dos cursos de agua funcionaban como una especie de alambrado que en aquella época no existían. Así lo tenían más controlado. Todas fueron razones que confluyeron para la organización de la ciudad”.

 

Punto de partida

Bustos señaló que por eso la caminata se inició allí, porque fue el punto de partida histórico de San Nicolás. Amplió diciendo que “en la plaza es donde está ese hito fundacional en la esquina de Belgrano y Guardia Nacional y desde allí hicimos volar la imaginación sobre cómo habrá sido aquello, antes de 1748 que era todo campo, despoblado, sin árboles ni nada, lo único que sobresalía era el ombú de López que estaba en la esquina de Alem y Falcón, y que justamente sirvió como una línea desde la plaza Mitre o la esquina de la estancia de los Aguiar hasta allí, para el primer alineado de una calle y a partir de esa arrancaron las demás, a 150 varas (90 cm) de distancia una de otra”.

 

Hasta la próxima

La Caminata pasó por la Catedral, Tribunales, Colegio Misericordia siguiendo por calle Nación (antes Calle De la Paz) hasta llegar al Templo Masónico, para el que estaba planeada una breve charla, “estaba abierto, entramos e inesperadamente recibimos una visita guiada con lujo de detalles, tanto que consumió el resto de la mañana y no pudimos llegar a la Casa del Acuerdo, que quedará para otra salida”.