Diario El Norte

Editorial

Los acuerdos con China, entre las inversiones y los posibles costos

19 Mayo 2017 (00:11)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

El presidente Mauricio Macri acaba de firmar acuerdos de cooperación por unos u$s17.000 millones con su par chino Xi Jinping para la construcción y financiación de dos centrales nucleares, inversión en los ferrocarriles San Martín y Belgrano, energías renovables y para el sector alimenticio.

Así el gigante asiático se convierte en nuestro socio estratégico para impulsar las grandes obras de infraestructura. En términos monetarios, el acuerdo sobre las centrales nucleares es el más importante, ya que supone financiamiento por u$s12.500 millones. En total, se firmaron unos 16 acuerdos bilaterales de cooperación por un monto cercano a los u$s17.000 millones. 

Los dos países suscribieron además planes para la promoción de las inversiones, la cooperación en sanidad y seguridad alimentaria y un protocolo de requisitos para la exportación de uva de mesa argentina a China. No se mencionó el proyecto de las represas hidroeléctricas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic, impulsados por Cristina Fernández hace dos años, pero actualmente paralizado por cuestiones medioambientales.

Más allá de los anuncios oficiales, lo que todos debemos preguntarnos por estos días es si este acuerdo con China nos resultarán beneficiosos; eso aún no está del todo claro.

El gigante asiático es actualmente la segunda economía mundial, está destinada a convertirse en la primera dentro de 15 o 20 años. Eso solo, de por sí, no constituye nada malo. Es bueno entablar relaciones fluidas con un país que alberga a 1.300 millones de habitantes y que demanda productos de toda índole.

Sin embargo, sabemos lo que es China a la hora de exportar, es decir cuando coloca su producción en el mundo entero. No en vano el Presidente estadounidense Donald Trump lo ha caratulado como el principal enemigo económico de su nación.

Argentina es un país endeble por donde se lo mire. Las industrias no están atravesando su mejor momento, una invasión de productos chinos a gran escala podría significar la muerte de varios sectores. Los chinos han prometido inversiones como las mencionadas, eso es bueno. Sin embargo, nada es gratis: China seguramente ha pedido algo a cambio, que aún no se conoce.

El tiempo dirá en qué consiste este intercambio de figuritas, si resulta beneficio o perjudicial para el país. Habrá que estar atentos. Necesitamos inversiones, y hay que buscarlas en todo el mundo, especialmente en los que tienen capital de sobra, como China. Pero si esto representa un perjuicio para sectores de la economía, habrá que tener cuidado con la instrumentación de estos convenios.