Diario El Norte

Editorial

Modernizar el sistema de estacionamiento medido, preservando las fuentes de empleo

02 Mayo 2017 (23:53)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Tal como lo informó EL NORTE en su edición de ayer, en pocos días más la Municipalidad de San Nicolás extenderá su vínculo contractual con los ex trabajadores que vienen haciéndose cargo del servicio de estacionamiento medido. Será a través de la firma de un nuevo contrato de concesión por un período de tres meses.

Los ex trabajadores de OPTAR (prestataria que rompió su vínculo con el municipio en diciembre pasado) se habían organizado en aquel momento como una cooperativa de trabajo, ahora conforman una asociación civil. Así, con el visto bueno del deliberativo, las autoridades municipales están ya en condiciones de firmar el contrato, que plantea una concesión por apenas tres meses con esta asociación «Aprendamos un oficio en San Nicolás».

A su vez, el contrato establece cuál es la zona en que el servicio deberá funcionar. El apartado no incluye cambios respecto a las disposiciones que ya venían rigiendo desde hace años: es decir, el estacionamiento seguirá medido y pago en el área céntrica delimitada por las calles Lavalle, Ameghino, Guardia Nacional y Chacabuco (y sus continuidades en Alem y Maipú), exceptuando los corredores prioritarios para el transporte público en que rige la prohibición de estacionar.

También quedarán ratificados los siguientes días y horarios para la prestación del servicio: en los meses más cálidos (desde el 1º de octubre hasta el 31 de mayo), de lunes a viernes de 8:00 a 21:00, los sábados de 9:00 a 13:00; y en los meses más fríos cuando los días son más cortos (desde el 1º de junio hasta el 30 de septiembre) de lunes a viernes de 9:00 a 20:00, los sábados de 9:00 a 13:00. 

Todo parece indicar que la situación se ha normalizado bastante. El propio municipio ha expresado públicamente que los integrantes de la asociación civil se han organizado bien, esto permite que haya un correcto desempeño. Sin embargo, existe también la convicción de que se trata de una medida transitoria, que habrá que ir hacia un sistema moderno y definitivo que permita reordenar el tránsito en el casco céntrico de la ciudad.

Todos los sectores coinciden en que la prioridad debe ser preservar las fuentes de trabajo de la veintena de personas que actualmente se encargan de vender tarjetas; compartimos dicha inquietud. Demasiados problemas laborales existen, como para sumar uno más a la ciudad. La inmensa mayoría de estas personas están sobreviviendo gracias a dicho trabajo, eso debe mantenerse.

También es cierto que el sistema debe modernizarse, instrumentando otro tipo de mecanismos que permitan eficientizar el estacionamiento medido, para que todos podamos tener disponibilidad de lugar. Actualmente la realidad indica que con una o dos tarjetas muchos automovilistas dejan el vehículo estacionado todo el día, en consecuencia resulta prácticamente imposible encontrar espacios libres en las calles del casco urbano.

La idea de montar un sistema moderno y eficiente no debe tener solamente el fin recaudatorio, sino que principalmente debe apuntar a desalentar el uso innecesario de automóviles. Sabido es que muchos nicoleños se mueven en auto aún cuando viven a pocas cuadras del centro. Con el crecimiento del parque automotor esta conducta nuestra tan arraigada debe modificarse y un incentivo para inducir ese cambio es cobrar por las horas que realmente permanecen estacionados.

Esto último, a su vez, permitirá que existan más lugares para que estacionen aquellos que verdaderamente deben moverse en auto hasta el centro. Ello a su vez motivará que haya menos vehículos dando vueltas. Conclusión: mejorará el tránsito vehicular en el centro.

Sabemos que este problema no se puede solucionar de un día para otro, pero se comenzar a poner en foco con medidas adecuadas para lograrlo. Es lo único que permitirá ir alivianando la pesada carga de circular a diario por nuestras calles.