Diario El Norte

Culturales

Relatos de un Viajero: El Cairo, las pirámides y el caos

29 Abril 2017 (14:21)

Uno de los viajes más fantásticos que realicé, fue sin dudas a Egipto, incluyendo a su capital El Cairo. Si tuviera que definir a esta ciudad condos palabras, diría “pirámides y caos”. Una experiencia inigualable, en tierras que acaba de visitar el Papa Francisco.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Relatos de un Viajero: El Cairo, las pirámides y el caos
Foto 1/1    Las Pirámides de Ghiza, visita obligada cuando nos alojamos en El Cairo.

Por Pablo González

pablogonzalez@diarioelnorte.com.ar


Cuando veía las imágenes televisivas con la visita de nuestro Papa Francisco a El Cairo, Egipto, me vinieron a la memoria las imágenes de aquella populosa ciudad. Tuve la oportunidad de estar allí hace algunos años, cuando todavía no se vivía el clima beligerante y terrorista que existe en la actualidad. Pero igualmente ya se sentía algo de miedo cuando uno caminaba por sus calles.

El Cairo es una ciudad distinta. Millones de personas deambulan  por aquí, y por allá. Todo es desorden. En una esquina se cruzan automóviles, colectivos, y un funeral de a pie con cientos de personas que homenajean al muerto. Una de las cosas que más llamó mi atención, es el nivel de violencia que existe en la vida cotidiana. Las discusiones en voz alta y las peleas están a la orden del día. Uno las observa en la calle, en un bar, o en las tiendas. Siempre gritando y a las piñas. 

Pero claro: hay una reliquia que hace olvidar todo ese caos. Me refiero a las pirámides, que están ahí nomás, a unos pocos kilómetros del caótico centro de la ciudad. Es más: las tres pirámides se pueden observar desde El Cairo.


Características


 El Cairo es la mayor ciudad del mundo árabe, de Oriente Próximo y de África, y los egipcios la denominan a menudo sencillamente con el nombre del país. Su área metropolitana incluye una población aproximada de unos 16 millones de habitantes, convirtiéndola en la undécima urbe más poblada del mundo. Se la conoce como la "madre de todas ciudades" o la "ciudad de los mil minaretes".

Fue fundada en el año 116 a. C., en lo que hoy en día se conoce como Viejo Cairo, cuando los romanos reconstruyeron una antigua fortaleza persa junto al río Nilo. El Cairo está ubicada en las riberas e islas del río Nilo, al sur del delta. Hacia el sudoeste se encuentra la ciudad de Guiza y la antigua necrópolis de Menfis, con la meseta de Guiza y sus monumentales pirámides, como la Gran Pirámide. Al sur se encuentra el lugar donde se edificó la antigua ciudad de Menfis.


Museo Egipcio


El Museo Egipcio de El Cairo, recoge la mayor colección del mundo sobre el Antiguo Egipto, con más de 120.000 objetos. Allí está, reluciente, la famosa máscara de Tutankamón. Estar allí, frente a esa máscara que hemos visto en infinidad de libros, emociona como pocas cosas en la vida. El resto del museo es un caos: momias, féretros y reliquisas guardadas sin orden ni numeración. En varios aspectos se parece más a un depósito que a un Museo. 

Sin embargo, aseguran que las cosas van a cambiar. Actualmente se está construyendo el Gran Museo Egipcio en Guiza, un complejo cultural de 50 hectáreas que contendrá más de 150 mil piezas. Cuando se inaugure, está previsto que el actual de la plaza Tahir quede como centro cultural. El gobierno egipcio tiene también prevista la apertura de otro museo en la zona de Al-Fustat, el Museo de las Civilizaciones Egipcias, con 50.000 piezas procedentes de las distintas culturas que se han sucedido en Egipto: faraónica, grecorromana, cristiana y musulmana.


Barrio copto


Los coptos aparecieron en el siglo IV con los primeros cristianos. El barrio copto está en la parte antigua de la ciudad, surcado por callejuelas, y en él se pueden encontrar muchas iglesias donde se sigue el rito copto. En el barrio se encuentra el Museo Copto, donde se están depositados los manuscritos de Nag Hammadi, 1.200 papiros del siglo IV escritos en copto.14 Situado en un jardín dentro de la antigua fortaleza romana de Babilonia, sus habitaciones interiores están decoradas con biombos de madera tallada (conocidas localmente como mashrabiyya).

También tenemos en El Cairo a la Ciudadela de Saladino, situada en el cerro Muzzattam. Fue el refugio de todos los gobernantes desde Saladino en el siglo XII hasta Mehmet Alí en el XIX. La fortaleza y las murallas del lado este fueron construidas por Saladino en 1176, y fue ampliada hacia el oeste, donde se encuentran la mezquita del sultán Hassan y la puerta principal. En la parte sur están los palacios: esta zona fue ampliada por Mehmet 

Alí, que construyó la mezquita de Alabastro, completamente cubierta de este material tanto en su interior como en el exterior y que decoró con mármol y grabados sobre estuco. Consta de una gran cúpula central sostenida por cuatro columnas y otras cúpulas menores alrededor. Tiene dos minaretes de estilo otomano, un gran patio con fuente para abluciones y una torreta con reloj que, curiosamente, nunca funcionó.


Las Pirámides de Guiza


La ciudad de El Cairo recibió más de nueve millones de turistas en 2006, bastante menos que años anteriores habida cuenta del clima de beligerancia. Varias de las principales atracciones de la ciudad se aglomeran en el denominado centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sin embargo, hay otros puntos fundamentales del turismo cairota que no están situados en su centro histórico.

Evidentemente, el principal punto turístico de la ciudad y del país son las Pirámides de Guiza, situadas a unos veinte kilómetros al suroeste de la capital. La Gran Pirámide de Keops es considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo y la única que permanece aún en pie. Su misión fue acoger el sarcófago del faraón Keops y se estima que para su construcción se emplearon cerca de 2,5 millones de bloques de piedra caliza. Ingresar al centro interior de esta pirámide, caminando en cuclillas, es complejo y fascinante a la vez.

Algo más alejadas de las vecinas pirámides de las reinas se encuentran las dos grandes pirámides de Kefrén y Micerinos. Pero a las mismas no se puede ingresar.


Los mercados


Muy conocidos son los mercados y zocos cairotas. El mercado más importante es el de Jan El Jalili, situado en el Cairo islámico, donde las sedas y las especias son los productos más demandados. El zoco de An-Nahassin es uno de los más populares, debido a su gran oferta de objetos de cobre y latón. También es importante el zoco de as-Sagha. Estuvimos en esos mercados, comprando recuerdos. Allí hay que tomarse fuerte de la mano, sobre todo si van mujeres y niños; porque si uno desaparece es difícil que vuelva a aparecer en el mundo occidental.