Diario El Norte

Locales

Si Passaglia acepta ir a provincia, primero pediría licencia y luego renunciaría como Intendente

20 Abril 2017 (13:09)

Si el Intendente asume en el cargo que le ofreció la gobernadora Vidal en la Provincia, el sillón queda para Manuel Passaglia. Así lo establece la Ley Orgánica de las Municipalidades. Ismael Passaglia puede renunciar o pedir licencia, aunque lo más probable es lo segundo: si renuncia antes de las elecciones, pone en juego la Intendencia.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Si Passaglia acepta ir a provincia, primero pediría licencia y luego renunciaría como Intendente
Foto 1/1   

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 10.0px Garamond; -webkit-text-stroke: #000000} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 10.0px Garamond; -webkit-text-stroke: #000000; min-height: 12.0px} span.s1 {font-kerning: none}

Desde 1997 (hace ya 20 años) que en San Nicolás no aparecía con tanta fuerza como lo hizo ayer la pregunta centrada en los aspectos legales y administrativos que rodean y dan marco a la salida de funciones de un Intendente antes de cumplido el período de tiempo para el cual resultó electo. 

Dos décadas atrás, la situación tenía que ver con el alejamiento de Eduardo Luis Di Rocco del Ejecutivo Municipal, cuando el entonces Intendente interrumpía su cargo para asumir como diputado provincial.

Esta vez, las dudas, las consultas y los asesoramientos tienen que ver con una eventual salida del actual intendente Ismael Passaglia, también antes de tiempo: antes del 10 de diciembre de 2019.

Fue la noticia del día en la tarde del miércoles. No sólo en los medios locales sino también en los provinciales (e incluso apareció en los de alcance nacional): la gobernadora María Eugenia Vidal le ofreció a Ismael Passaglia un cargo al frente del Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires. 

Si Passaglia acepta el convite, le Ley le impide seguir sentado en el sillón más importante del Palacio Municipal de Pellegrini y Rivadavia. Y es por tal motivo que ayer cundieron las especulaciones (no en el seno del Ejecutivo donde evidentemente el asunto se evalúa desde hace tiempo, sino en otros ámbitos: políticos y de toda índole) en torno a quién sería –y sobre todo, a través de qué mecanismos– el Intendente de San Nicolás entre la fecha de asunción de Ismael Passaglia en el cargo provincial y el 10 de diciembre de 2019.


Manuel, el sucesor

La primera de las preguntas, la referida al quién, es de respuesta fácil: Manuel Passaglia será el sucesor de Ismael en caso de que éste acepte el cargo al frente de Vivienda. Y no meramente amparado en el vínculo sanguíneo, sino porque así lo establece la Ley Orgánica de las Municipalidades: por su condición de primer concejal electo por la misma lista de candidatos por la cual se eligió al Intendente. Eso es lo que marca la Ley. De hecho, por esa misma condición es que por estos días Manuel se desempeña como Intendente interino debido a una licencia de la que goza Ismael hasta el domingo próximo.

El cómo es algo más incierto. Y también marca una diferencia entre el caso actual y el antecedente local más inmediato. En noviembre de 1997 Eduardo Di Rocco renunció al cargo de Intendente, que pasó entonces a José Antonio Corral (siguiendo el mecanismo previsto por la Ley Orgánica de las Municipalidades, puesto que había sido primer candidato a concejal en la misma lista del PJ que también había contenido a Di Rocco).

No obstante, si Ismael Passaglia renunciase hoy Manuel Passaglia ocuparía el cargo pero sólo hasta diciembre próximo, no hasta 2019.


Elección intermedia

Así lo establece el Artículo 123º de la Ley Electoral de la provincia de Buenos Aires (Ley 5109). Allí se lee: «En caso de renuncia, muerte o destitución por delitos dolosos del Intendente, éste será reemplazado por el primer Concejal de la lista a la que perteneciere y que hubiere sido electo juntamente con aquél […], hasta que se verifique la elección del nuevo titular del Departamento Ejecutivo, la que se llevará a cabo en la primera renovación del Concejo Deliberante».

Es decir, si el Intendente renuncia antes de la elección de término medio San Nicolás en este 2017 no sólo elegirá concejales, consejeros escolares y legisladores, sino también un nuevo Intendente que cumplirá un período de sólo dos años.

Los trascendidos (incluso los provenientes del Palacio Municipal) indican que la gobernadora Vidal espera una respuesta para junio, antes de las elecciones legislativas. Así las cosas, la renuncia al cargo de Intendente no parece ser una alternativa a considerar por parte de Passaglia, por la sencilla razón de que la Intendencia podría quedar para otro grupo político.

¿Hay otra vía? Sí: la licencia. ¿Por tiempo indeterminado? ¿Hasta diciembre de 2019? ¿Hasta después de las Elecciones 2017? Habrá que ver. Y todo ello, en caso de que Ismael Passaglia acepte el cargo provincial: algo que todavía no parece estar decidido definitivamente.