Diario El Norte

Hockey

El sueño continúa

30 Marzo 2017 (22:55)

Las chicas de Regatas se trajeron el título del Regional Noreste “D” que se jugó en Rafaela, en la que fue su primera experiencia en este tipo de certámenes de carácter nacional. El ascenso, el sintético, mantener la categoría, el título del fin de semana… el hockey de la Ribera sigue cumpliendo objetivos. Y va por más.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

El sueño continúa
Foto 1/1    Anoche, en la Ribera. Las chicas se preparan para enfrentar mañana al puntero del Litoral “A”.

Regatas se dio el gran gusto de celebrar un título nacional. Fue en Rafaela, donde el pasado fin de semana se jugó el Regional Noroeste “D”, la categoría más baja de este tipo de certámenes, instancia por la cual las nicoleñas debieron comenzar pese a que juegan en la “A” del Litoral. Fue su primera experiencia en un certamen de seis partidos en cuatro días, y respondieron con creces.

“Si bien soy defensora, que fuimos las que menos corrimos, es un sistema de juego cansador”, contó Lucía Gaeto, una de las “históricas” jugadoras del plantel, pieza importante tanto dentro como fuera de la cancha. “Se trabajó bien, rotando el plantel al punto que las 20 jugamos todos los partidos. La única que había jugado en este tipo de torneos fue Sofi (Mazón) con la selección, pero para el resto fue la primera experiencia. Fuimos preparadas, hicimos trabajos de recuperación y todo salió bien”, agregó. “Era todo una incertidumbre, nosotros no teníamos experiencia, no sabíamos de qué se trataba. Pero el primer día ya estábamos con otra cara”, tiró luego entre risas. Claro, en esa primera doble jornada las nicoleñas le ganaron 11 a 0 a Juventud de Humboldt y 16-1 a San Fernando de Chaco. La cuarta fecha, ante Rosario Rowing (del Litoral C) fue la más complicada, pero que terminó decretando el ascenso con un 2-1 apretado.

“De todas faltó solo una jugadora por motivos laborales, una complicación que tiene jugar un torneo de jueves a domingo. Hay chicas que somos mamás y tampoco fue fácil, pero hubo un compromiso muy grande de todas”, remarcó “Caquin” Gaeto.

“Fue motivante. Cambiamos un poco el panorama, atacamos mucho, las delanteras estuvieron afiladísimas”, contó también Pilar Lagamma. “Cuando nos tocaba estar afuera era un placer verlas jugar a las de adentro, se lucían. Triangulamos mucho, mucho juego para atrás buscando entrar porque las rivales estaban todas metidas atrás… Ahora volvemos a la defensa”, tiró entre risas. Y claro que está en lo cierto, porque este sábado por el Litoral “A” visitarán nada menos que al líder Duendes.   

“Ahora nos falta el torneo de este año, que si bien perdimos en el arranque, no fue igual que el año pasado”, explicó Gaeto. “Estos dos partidos que jugamos el equipo mostró otra forma de juego, a Plaza le hicimos un partidazo, de esos que te vas conforme pese a la derrota. Uno compara este arranque con el del año pasado y hay un cambio grande, sobre todo en lo mental. El primer partido que jugamos con Plaza las veíamos pasar por todos lados, y esta vez nos plantamos a jugarlo”, señaló después, y aseguró: “Este año hay otro objetivo, que es estar mejor posicionadas. Siempre tenemos ganas de más”.

 

 

El DT

“Fue muy positivo”

 El rosarino Carlos Loughlin fue el principal impulsor del desembarco de Regatas al Nacional. “Es la primera Liga, y al ser el primer paso sabíamos que íbamos a encontrar un nivel más bajo que el que afrontamos habitualmente, pero que tampoco significaba que íbamos a ganar”, explicó, y continuó: “Normalmente cuando jugás contra tantos equipos te terminás desorientando, desordenado. Una vez fui con otro club que tenía supremacía individual muy marcada con respecto a los contrarios y salimos quintos. No es que una cosa es directamente proporcional a la otra”. “Esta experiencia te ayuda a conocerte más, más allá de que no hubo situaciones de presión excepto el partido con Rowing que se complicó (2-1) y la final que ganamos 1 a 0 nomás”, reconoció el entrenador, destacando que “Igual vimos otras cosas. Fue muy positivo, porque competir en este nivel más bajo te da ese segundo de más para poder resolver situaciones que habitualmente no lo tenés”. “También destacamos todo el resto, la disciplina de horarios, el descanso, las comidas, la recuperación. Lo de Regatas fue impecable en cuanto a la organización”, señaló.