Diario El Norte

Editorial

Un conflicto que ocasionó mucho daño y que no debería repetirse

18 Marzo 2017 (22:58)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

El pasado viernes, nos referíamos a los costos y las responsabilidades compartidas que hubo en torno al conflicto del transporte público de pasajeros en San Nicolás. Lo acontecido ese mismo día al mediodía, no hizo más que darnos la razón.

Como es de público conocimiento, el Concejo Deliberante finalmente aprobó un aumento tarifario desdoblado en dos etapas, cuyo primer aumento será a partir del 1º de abril. El boleto plano pasará a 10 pesos ahora, y a 11,20 pesos desde el 1º de julio.

Lo primero que hay que remarcar es que resulta inadmisible e intolerable que la ciudad haya estado nueve días sin transporte público de pasajeros. Se podrán buscar mil explicaciones distintas, cada uno podrá dar sus argumentos. Pero la única verdad es la realidad y no antecedentes de un paro tan extenso en el transporte público.

El servicio de colectivos no es un servicio más. Como su nombre lo indica, es un servicio público y en consecuencia cumple una función esencial para los ciudadanos. Durante estos nueve días hubo miles de nicoleños que sufrieron un enorme perjuicio económico y de otra índole. ¿Quién les pagará a ellos ese costo? ¿Cómo les compensarán semejante dislate?.

No vamos a entrar en detalles sobre las posturas de cada uno. Está claro que el valor del boleto debía actualizarse, porque como todas las cosas había quedado desfasado por la inflación. Pero ello no justifica que gremio y empresa hayan motorizado una parálisis total del transporte local. ¿Cómo es que no tenían el dinero para pagar los sueldos, si depositaron la plata ni bien se aprobó el aumento del boleto, siendo que dicho aumento recién regirá desde el 1º de abril próximo? Fue solo un elemento de presión legítima (ya que le asistía el derecho), pero se deberían haber intentado otros caminos que no perjudicara tanto a la gente.

También es absurdo lo que hicieron los concejales. Dieron vueltas durante semanas enteras, yendo y viniendo, perdiendo horas en reuniones, para terminar otorgando el aumento después de casi diez días de paro. No afrontaron su responsabilidad como es debido por una cuestión populista y de oportunidad electoral. Si pensaban dar el aumento, ¿por qué permitieron que el conflicto complicara la vida de los nicoleños durante más de una semana?

Tampoco nuestras autoridades deberían permitir que la ciudad se quede sin transporte tanto tiempo. Se impuso una multa onerosa a la empresa, pero habrá que pensar en otro tipo de sanciones para que en el futuro estas situaciones no vuelvan a repetirse.

En consecuencia, la situación habrá que encauzarla con los actuales protagonistas a partir del diálogo y del sentido común. Todos perdieron con este conflicto: empresa, trabajadores, concejales, autoridades municipales, y sobre todos los miles de usuarios. Basta con ver los comentarios en las redes sociales y en la página web de EL NORTE, para que se den cuenta lo que están pensando.

El daño ya ha sido ocasionado. Este conflicto no fue gratuito para nadie. De aquí en adelante, tendrán que agudizar el ingenio para encontrar soluciones a los conflictos que no son tales, ya que no había muchas alternativas que lo que al final se hizo.-