Diario El Norte

Policiales

Los detenidos dijeron que incendiaron la Catedral porque querían hacer daño

15 Febrero 2017 (19:27)

El incendio a la Catedral de San Nicolás, además de producir un daño histórico irreparable para el patrimonio de la ciudad, desnudó también un submundo de drogas y abandono que se mueve en todos los estratos. Los autores del siniestro, un mayor y un menor, expresaron que querían hacer daño por el mero hecho de hacerlo. En dialogo con EL NORTE, el fiscal Julio Tanús habló de la investigación.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Los detenidos dijeron que incendiaron la Catedral porque querían hacer daño
Foto 1/1   

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Times; -webkit-text-stroke: #000000} span.s1 {font-kerning: none}

La causa por el incendio a la Iglesia Catedral, con la detención de Sosa y la imputación de un menor de 16 años que se encuentra internado en un centro de rehabilitación de adicciones, prácticamente ha quedado resuelta.  Se sabe que el fuego fue producido con kerosene y que se inició en el altar, solo falta la elevación a juicio y las condenas. Lo que causa verdadero estupor y sirvió para desnudar las falencias de una sociedad con serios problemas, es la causa por la que los dos jóvenes incendiaron este recinto sagrado para la cristiandad y que fue el mero hecho de querer hacer daño. Los motivos de terrible desastre no estuvieron vinculados a ningún interés oculto, ni internas, ni venganza, ni nada por el estilo como se habló en un primer momento. El único motor para que estos dos sujetos cometieran semejante daño fue hacer una maldad, destruir por destruir, demostrando una falta de valores lamentable.

“En un principio de la investigación las cosas no estaban muy claras. Pensábamos que eran tres las personas sospechadas en base  a las declaraciones testimoniales brindadas por el personal de la policía local, hasta que pudimos conseguir las cámaras de seguridad del edificio aledaño y de un restaurante. En la última pudimos observar que eran dos muchachos que entraban a las 14.20 y dos que salían a las 14.35 y una mujer que tres minutos después sale despavorida pidiendo socorro. Los jóvenes hacían todo caminando, simulando la situación. Igual, posteriormente a los 15 minutos, se acercan a la catedral mesclados entre la gente”, explicó a nuestro medio el fiscal que se abocó de lleno a esta causa, el Dr. Julio Tanús.