Diario El Norte

Editorial

Un año que comienza con nuevos aumentos y renovadas expectativas

09 Enero 2017 (23:36)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

El año 2017 ha comenzado de manera similar a como terminó el 2016, con algunos aumentos y conflictos. Nos referiremos al primero de estos puntos.

El gobierno nacional ya ha anunciado que se ajustarán nuevamente las tarifas; si bien no será a niveles como los reflejados en el 2016, los montos serán importantes. Además, muchos argentinos ya han comenzado a padecer otros incrementos, más allá de la canasta familiar.

En las próximas horas, por ejemplo, los combustibles subirán alrededor de un 8%, dependiendo de la region. También aumentarán cerca del 100% los peajes de los accesos a la ciudad autónoma de Buenos Aires, mientas que la medicina prepaga ya recibió la autorización para incrementar sus cuotas otros 6% (después del enorme salto que tuvieron el año pasado).

Como si esto fuera poco, durante los próximos meses comenzarán a llegar los aumentos en la tarifas de electricidad, gas, agua y transporte público; además de —por ejemplo- las expensas para quienes viven en edificios.

Los analistas económicos, en su inmensa mayoría, consideran que todos estos aumentos son estrictamente necesarios porque vienen a compensar el retraso experimentado en los últimos años, producto de los reiterados procesos inflacionarios. La pregunta del millón es si el ciudadano común podrá o no pagarlos.

Los bolsillos de los trabajadores vienen muy golpeados. En promedio el año pasado se perdió poder adquisitivo, ya que la inflación fue del 40% y las paritarias cerraron mayoritariamente con un incremento de entre un 30% al 35%. Agravandose esta situación para quienes no tienen un trabajo en blanco los que no han podido seguir el ritmo inflacionario bajo ningún punto de vista.

Parece claro que la inflación será inferior este año a lo que vivimos en el 2016. La pregunta es a qué costo. ¿Se podrá alcanzar esa baja en la inflación con una recomposición del poder adquisitivo de los salarios o se dará nuevamente a costa de pérdida del poder de compra?

El gobierno no tiene mucho margen. El 2017 es un año electoral, aunque no se eligen cargos ejecutivos el resultado de los comicios será determinante para el futuro político del proyecto que impulsa Cambiemos. Una derrota abultada a fin de año debilitaría a Mauricio Macri, mientras que una victoria —y hasta una derrota digna- podría fortalecerlo políticamente.

La famosa herencia recibida ha sido verdaderamente pesada en materia económica y social. Había muchas cuentas pendientes por resolver, no hay ninguna duda. Pero también es cierto que el gobierno cometió varios errores. Demasiados para un primer año de gestión.

El reconocimiento explícito de esto último llegó con el alejamiento de Alfonso Prat Gay como Ministro de Economía, y con la designación de Nicolás Dujovne como su reemplazante. Nadie cambia a un ministro que ha obtenido buenos resultados en su gestión, más allá de las formalidades y las explicaciones que se intenten dar.

Ahora se abre una nueva etapa, que todos anhelamos sea el despegue de cara a un futuro mejor, si bien hay escépticos, los pronósticos mayoritarios esperan un rebote en lo económico. El gobierno deberá realizar sus mejores esfuerzos para conseguirlo, la ciudadanía deberá seguir acompañando para sacar adelante al país.-