Diario El Norte

Rugby

Regatas cerró un gran año, pero no pierde de vista el futuro

29 Diciembre 2016 (18:48)

El Náutico se consagró campeón en Primera, Reserva y Juveniles, las tres categorías que conformaron el Nivel III en este 2016. El plantel superior logró el bicampeonato con una actuación fenomenal en el Final Four. De todas maneras, el trabajo apunta a volver en los próximos años al Nivel II, lo que demandará un compromiso y esfuerzo aún mayor.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Regatas cerró un gran año, pero no pierde de vista el futuro
Foto 1/1    Los planteles superiores del Náutico festejaron en el Nivel III rosarino. WEB.

 Los títulos en el Nivel III, la prolijidad en cuanto a lo organizativo, el temple ante la adversidad y un cierre a puro reconocimiento en la fiesta de los premios Plumi, marcaron un gran año para el rugby regatense. Un 2016 que se inició con el club bajo el agua, situación que para este deporte que tiene su “bunker” en la isla fue aún más traumática. Pasó más de medio año para que el Náutico pudiera volver a su cancha, hasta que lo hizo. Y de la mejor manera.

“El broche del año fue esta distinción y el nuevo Plumi Forte Car, es un cierre muy lindo, es muy importante que nos reconozcan los otros deportes, que se sepa lo que se está haciendo. A través de estos reconocimientos el deporte va teniendo mucha más difusión”, contó Diego Galante, quien a fin de año culminará su período como presidente de la Subcomisión de Rugby.

“La verdad es que estamos muy agradecidos con el Círculo por tenernos en cuenta en el reconocimiento al esfuerzo del año. Por supuesto hay resultados buenos y malos, pero siempre apuntamos a que Regatas sea protagonista. Salió todo redondo, se ganaron las tres categorías oficiales que pudieron jugar”, señaló, y agregó: “Creo que el premio que nos dio el Círculo está englobando cosas que por ahí no están a la luz, como por ejemplo que en enero cuando empezamos la pretemporada no pudimos entrenar por la inundación, y lo hicimos en el Prado compartiendo lugar con las otras disciplinas del club, en un espacio reducido, con horarios acotados obviamente porque era un lugar para compartir”. “Recién en septiembre pudimos volver a pisar nuestra cancha, y eso fue fundamental. Lo que pasamos la mayoría de las disciplinas del club fue una situación de emergencia, pero la verdad es que tampoco planeábamos que iba a ser tan largo. Si no fue la peor inundación que tuvo el rugby en los 22 años que tiene, fue la segunda después del 98”, sentenció el dirigente, que se “sacó las ganas” de jugar algún que otro partido de Reserva durante la temporada.   

 

El Nivel III

“El Campeonato mejoró mucho, ya que hubo muchos clubes interesados y trabajando en busca de algunas soluciones, pidiendo a la Unión que nos dé una mano, entonces se desdoblaron los dos torneos (Nivel III y Desarrollo) poniendo ciertas condiciones”, explicó Galante, recordando que “Lamentablemente le faltó el paso de la M2”, en alusión a la categoría juvenil que en principio sería obligatoria, pero terminó no siéndolo debido a que la mayoría de los equipos no lograba conformarla. “De todas maneras estuvo muy bueno el torneo, con un muy buen el calendario por parte de la Unión. Regatas jugó la Primera 23 partidos, que son muchos, y tanto Reserva como M1 jugaron los 14 partidos. Después completamos con más amistosos durante el año”.

 

Lo que viene

“Para el 2017 se proyectan mejores cambios; hay un grupo de clubes con los cuales estoy vinculado en tratar de buscarle una mejora, quizás poner como obligatoria la M2, y que algunos clubes que están en Desarrollo que sí tienen M1, subirlos para que jueguen el Nivel III con esa categoría, porque la intención es apuntar a los Juveniles, no tanto a la Primera”, señaló Galante, y reconoció que “Lamentablemente el Nivel II está más complicado para jugarlo”. “Es más duro el salto del nivel III al II, que del II al I. La exigencia en el II son Primera, Reserva, Pre-Reserva y tres categorías juveniles (una tiene que ser sí o sí la M19). En el 2015 tratamos de jugarlo y lo hicimos hasta donde pudimos con los juveniles, pero no pudimos sostenernos”, tiró.

Dada esta situación, el dirigente afirmó que “La idea es fortalecernos en Nivel III en 2017 y 2018, poder tener la M2 con una proyección de 3 o 4 años. Uno apuesta a volver a jugar donde estaba Regatas, pero no es fácil, porque un domingo jugas con Duendes, otro día con Plaza, y vos a los chicos los tenés que poner a todos… por eso cuando arrancamos en enero de 2015 cambiamos los profes de educación física, porque ese trabajo es fundamental, es el que te permite igualarnos con los clubes para empezar a achicar la brecha. Esto va a ser largo, creo que en el 2018 Regatas va a poder presentar las tres juveniles, creo que va a llegar. Te dan unas ganas bárbaras jugar Nivel II por lo organizativo, el nivel de competencia es notorio. Pero se hace muy difícil”.

 

Tiempo de cambios

El año que está a punto de comenzar encontrará al rugby regatense con una nueva subcomisión. Galante dejará su cargo para mantener únicamente el que ocupa en la Comisión Directiva del club, además de continuar siendo referente en la URR. En principio, serían Manuel Brogliatti y Rosendo Cerella quienes asumirán al frente del grupo por un nuevo período de dos años. Juntos a ellos estarán varios de los actuales miembros de la subcomisión.

“Hemos dejado el club muy bien; tenés dos categorías, con una M1 que ganó el campeonato… más que nada en Juveniles lo que tenés que tratar es juntar jugadores, pero si se sale campeón es un contagio para los chicos, porque tenés que reclutar jugadores y en la ciudad para juntar chicos de rugby son muy pocos, es un deporte que no es popular”, admitió Galante, quien a modo de despedida agradeció “A todos los miembros de la subcomisión, al club, a mis compañeros de comisión directiva del club que ante cualquier problema siempre han respondido. A los empleados del club que han dado una mano bárbara. A todos los jugadores, cuerpo técnico y staff, a los papás del rugby infantil… y al apoyo de gente como el Grupo San Nicolás Salud, que hizo un aporte muy importante en la campaña. Fue un año increíble, no esperaba tener todo esto”, concluyó.

 

RUGBY INFANTIL

“Hay muchas cosas para corregir”

 

“Hay muchas cosas que tenemos que corregir en Rugby Infantil, hay muchos papás y muchas buenas voluntades, pero a veces en algunos lugares necesitamos que sepan de rugby”, tiró el dirigente. “Esas son propuestas que viene trayendo la UAR, que está tratando de bajar línea de cómo deben trabajar los clubes, que los entrenadores empiecen a tener capacitaciones. Por ejemplo ahora para dirigir un partido de rugby infantil tenés que hacer un cursito de árbitro”, contó, y reconoció que “Contamos con una cantidad aceptable de infantiles; tenemos que mejorar el predio, obvio que después de tantos meses con agua está complicado, hay muy buena calidad de jugadores tanto en M1 como en M2, tenemos unos preparadores físicos bárbaros y tenemos equipos campeones. Hoy por hoy el contagio puede hacer que se acerquen más chicos al club, tenemos esa ventajita que ayuda”. De los 100 chicos que aproximadamente integraron el rugby infantil regatense este año, la proyección apuntaría a llevar el número a 150. “Este año hemos fallado en el reclutamiento, aunque es cierto que en eso pudo haber influido el tema de la isla”, admitió Galante. “No conseguimos tener un buen trabajo ahí, nos está costando, no está fácil. Pero Creo que vamos a seguir creciendo en Infantiles porque hay un montón de papás que colaboran, que han viajado a un montón de partidos, nos han organizado viajes de infantiles y juveniles”, expresó.