Diario El Norte

La otra tapa

Relatos de un viajero: Un paseo por la mítica Ruta 66

20 Febrero 2016 (00:46)

La Ruta 66 de los Estados Unidos conecta Chicago, en el noreste, con Los Angeles (en el pacífico). Aunque fue desplazada en su protagonismo por la Interestatal, mantiene su encanto y es frecuentada por los amantes de su historia. Allí estuvimos, como siempre, en familia.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Relatos de un viajero: Un paseo por la mítica Ruta 66
Foto 1/1    En el muelle de Santa Mónica hay un cartel que marca el final del recorrido para la Ruta 66.

Por Pablo González

pablogonzalez@diarioelnorte.com.ar

 

 

 

La legendaria Ruta 66 cruza el corazón de los Estados Unidos en una línea diagonal y es para muchos un viaje de iniciación. Un romance que perdura entre Chicago y Los Ángeles, que sigue atrayendo a miles de turistas cada año con la meta de unir ambas ciudades, mientras en el camino se va descubriendo y desandando la historia contemporánea de Estados Unidos.

En parte ganó su fama gracias al éxito de uno de los himnos del Rhythm and Blues, que cantó en detalle la travesía de este trayecto. Interpretado por primera vez por Nat King Cole, luego múltiples bandas hicieron sus propios covers entre las que figuran Chuck Berry, los Rolling Stones y Depeche Mode. En la Argentina fue también conocida por la gran versión del ídolo argentino Pappo.

Hoy día hacen el trayecto completo solamente los motoqueros y amantes de esta ruta. El resto viaja por la denominada “Autopista Interestatal”. Pero cuando uno está circulando por allí, resulta muy interesante hacer un tramo por la Ruta nº 66, porque es como transportarse al pasado. Aún perduran las gasolineras tradicionales que todos veíamos en la película, y hasta hay reproducciones de los automóviles de “Cars”, cuyo filme también inmortalizó a esta carretera.

En ocasión de visitar la costa oeste de los Estados Unidos, tuvimos oportunidad de recorrer un par de tramos de la ruta 66, y resultó verdaderamente fascinante. Lo hicimos en familia, como siempre. Los clásicos motoqueros con el pañuelo atado en sus cabezas, rodando en sus Harley Davison y vestidos de negro, son todo un espectáculo. También se pueden comprar recuerdos en algunas tiendas.

 

Esencia americana

 

"Son 2 mil millas" tal como dice la canción, y en el trayecto se descubre la verdadera esencia americana. Paisajes que mutan desde ciudades gigantes a desiertos interminables. Desde las plantaciones de maíz en Illinois hasta las soleadas playas de California pasando por vibrantes ciudades como St. Louis y Chicago. En el medio se descubren parques nacionales como el Gran Cañón, comunidades de nativos indígenas y pequeños poblados en Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona. Un recorrido por ocho estados que ofrece experimentar de primera mano la diversidad de personas y paisajes que se aglutinan en su diverso camino.

Antes de que se la bautizara como la Ruta 66 y mucho antes de que fuera pavimentada en 1926, la ruta era conocida como la National Old Trails, una de las primeras autopistas del país. Dado su creciente tráfico, en 1938 la Ruta 66 se convirtió en la primera carretera completamente asfaltada de Estados Unidos.

Antes y después de la Segunda Guerra Mundial se la conocía como la Calle Principal de América ya que cruzaba pequeños pueblos, cafés, moteles, estaciones de servicio y sitios turísticos que inspiraron a la película infantil Cars. Durante los años de la Gran Depresión, muchas familias abandonaban el este industrial y utilizaban esta ruta para llegar al oeste, con California como su meta.

 

Ocaso y resurreción

 

Con la creación de la Red de Autopistas Interestatales, a finales de los años 50, la Ruta 66 perdió su importancia como conexión entre el este y el oeste del país, y sus tramos fueron poco a poco sustituidos por autopistas. Finalmente, en el año 1985 la Ruta 66 desapareció como carretera oficial de Estados Unidos y fue oficialmente bautizada como la Histórica Ruta 66.

Sin embargo, la ruta mantiene viva una mística que atrae. Es importante saber que la antigua Ruta 66 fue reemplazada por la Autopista 40 que nace en Barstow y termina en Wilmington en Carolina del Norte. Es decir que para verdaderamente andar por los caminos históricos y ver los tradicionales carteles y gasolineras es necesario desviarse y seguir el trazado original que en muchos tramos está abandonado a su suerte.

Fue la primera ruta tradicional americana para un verdadero road trip y muchos nostálgicos encuentran aquí carteles, lugares y objetos que parecen detenidos en el tiempo. Es gracias a esta misma nostalgia que los negocios, hoteles y restaurantes se mantienen en pie. Entre los imperdibles figuran la antigua gasolinera Hackberry General Store, el pueblo de Seligman, el Bar Twisters en Williams y la localidad de Flagstaff en Arizona.

 

Muelle de Santa Mónica

 

La ruta 66 culmina en el muelle de Santa Mónica, a pocos kilómetros de Los Angeles, California. Hay un pintoresco cartel que así lo indica.

Se trata de aquel muelle donde se filmó la serie Bay-Watch, y varias películas más. Santa Mónica fue fundada en 1769 y tiene poco menos de 100 mil habitantes.. Se localiza a la orilla del océano Pacífico a unos 30 minutos del centro de Los Ángeles.

Debido a su agradable clima mediterráneo, Santa Mónica se ha convertido en un conocido destino turístico. Gracias al incremento del turismo en los años 80, la ciudad experimentó un espectacular boom desde esa década.