Diario El Norte

Básquet

Provincial de Mayores Se quedó en la “Bahía”

08 Junio 2015 (00:27)

San Nicolás no pudo con Bahía Blanca en la final del torneo que se disputó en Olavarría. Los bahienses ganaron 93 a 73 y obtuvieron su título número 34 en la categoría. Los nicoleños repitieron el segundo puesto del 2014, y llevan 38 años sin ser campeones.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Provincial de Mayores  Se quedó en la “Bahía”
Foto 1/1   




 

"El fútbol es un juego simple: veintidós hombres corren detrás de un balón durante noventa minutos y, al final, los alemanes siempre ganan". Esa fue la frase que utilizó el futbolista inglés Gary Lineker, después de que la selección de Inglaterra fuera eliminada por Alemania en las semifinales del Mundial de Italia ´90. Trasladando ese dicho al Provincial de Mayores de basquetbol se podría decir que es un torneo en el que juegan seis equipos y en el que, al final, siempre gana Bahía Blanca. No por nada esa ciudad fue distinguida como la capital del básquetbol en Argentina. De allí surgieron los mejores basquetbolistas de la historia de nuestro país. Y también los entrenadores más exitosos. Aunque juegue con un equipo con muchos nombres desconocidos Bahía siempre es Bahía. Su mística se conserva. Y su camiseta genera respeto con solo mirarla. Para San Nicolás casi siempre fue la piedra en el zapato, a excepción de 1976 y 1977 cuando lo pudo vencer en el partido decisivo y gritar campeón (como ya lo había hecho en 1958). Ayer esto no fue lo que ocurrió y si bien los nicoleños completaron otra gran performance como en Junín 2014, no pudieron alcanzar el título, algo que no logran desde hace 38 años. En la final del 70º Provincial que se disputó en Olavarría, el combinado de la ABSN cayó por 93 a 63, debiéndose conformar con el subcampeonato, para repetir el resultado obtenido en la temporada pasada.

De esta manera, Bahía se quedó con duelo de invictos y finalizó su participación sin derrotas. Previamente, Bahía había superado a Esteban Echeverría (94-61), Necochea (82-70), Chivilcoy (81-56) y Olavarría (83-71). En los restantes choques de ayer, Necochea superó a Esteban Echeverría por 93 a 77, mientras que Olavarría derrotó a Chivilcoy por 83 a 76.

En el duelo decisivo, Bahía tuvo una gran eficacia en el inicio del juego, lo cual le permitió obtener rápidas ventajas. San Nicolás equilibró el trámite con buenos momentos de básquet en los dos cuartos siguientes. Esto hizo que llegara al último segmento con algunas esperanzas de victoria. Sin embargo, en los diez minutos finales a Bahía se le abrió el aro nuevamente y le puso fin a las ilusiones de su rival.

El plantel campeón estuvo integrado por Nicolás Paletta (Newbery de Patagones), Luciano Fernández (San Lorenzo), Lucio Redivo (Bahía Basket), Matías Chaves, Federico Radavero y Agustín Amore (Estudiantes), Agustín Dottori (Liniers), Germán Andrés (Pueyrredón), Juan Bellozas (Napostá), Gonzalo Spikerman (9 de Julio), Nicolás Quiroga (El Nacional) y Franco Pennacchiotti (Bahiense del Norte). Fue su entrenador Andrés Iannamico.

Por su parte, San Nicolás estuvo representado por Gonzalo Silvero, Ignacio Moreno, Nicolás Maffei, Leonardo Lete, Franco Cionco, Elías Eterovich, Federico Pascual (todos de Belgrano), Fernando Ríos (Regatas), Juan Canca (Unión Orán, Salta), Fernando Salazar (Unión de Goya, Corrientes), Diego Choternasty (Argentino de Pergamino) y Bruno Voltatorni (Del Acuerdo). Contó con la dirección técnica de Ariel Amarillo, quien estuvo asistido por Gastón Petrella.

Un dato categórico: Bahía Blanca se adjudicó la cita bonaerense en las cinco oportunidades en las cuales Olavarría fue sede (además de 2015, lo hizo en 1945, 1964, 1973, 1983 y 2005, totalizando veintiocho triunfos y solo un traspié, que fue ante Pergamino en 2005).

La organización de la competencia, eligió al bahiense Matías Chávez como el mejor jugador. En tanto, Nicolas Lauria (Olavarria) fue el goleador del certamen, Matías Ruger (Necochea) el máximo rebotero y  Nicolás Paletta (Bahía) el líder en el rubro asistencias.

San Nicolás se trajo su premio, nada más y nada menos que por haber sido el subcampeón. Y eso no es poca cosa.