Diario El Norte

Locales

Parque Sarmiento: El barrio donde el trazado de las calles debió esquivar árboles

08 Junio 2015 (00:05)

Muchos aspectos distintivos caracterizan a Parque Sarmiento. Sus fresnos, jacarandaes y robles constituyen uno de los más importantes. Tanto, que el cordón cuneta se proyectó de manera tal que no fuera necesario remover un sólo ejemplar.

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

Parque Sarmiento:  El barrio donde el  trazado de las calles  debió esquivar árboles
Foto 1/2   


 

Las visitas que EL NORTE emprende semanalmente hacia uno de los barrios que conforman el trazado de la ciudad, nos llevan hoy hasta la zona norte: más precisamente, a barrio Parque Sarmiento.

Por el este y el oeste, el barrio está contenido entre la Avenida Illia y el río Paraná. Cierran su perímetro calle Zaracondegui, hacia el norte, y la fábrica Protto al sur. Es un territorio chico, de 16 manzanas, donde actualmente conviven 170 familias. Todos los servicios esenciales llegan a Parque Sarmiento, donde esta misma semana sería iniciada la obra de asfalto para la totalidad de sus calles, ya preparadas en trabajos previos.

Aunque la inmensa mayoría de sus habitantes reside allí de manera permanente, el barrio presenta todas las características de una zona de retiro donde reina la tranquilidad, una zona de casas quintas. Mucho de esta imagen tiene que ver con lo que puede considerarse el rasgo distintivo de Parque Sarmiento: sus árboles de gran porte. Fresnos, jacarandaes y robles se van alineando a uno y otro lado de las calles, y tan emblemáticos se los considera que incluso la traza de las calles -y de la actual obra de cordón cuneta y asfalto- se ajusto al dibujo a veces caprichoso de esas líneas de árboles. En algún caso, el camino hace un recodo, mostrando el golpe de timón que la ingeniería civil debió practicar para cumplir con la consigna de conservar cada uno de esos árboles.

Como suele suceder, a la vez que acercó el desarrollo el avance de las obras -la de cordón cuneta, pero sobre todo las anteriores de desagües cloacales y pluviales- generaron inconvenientes a los vecinos. Pero ahora el barrio pareció haber recuperado su tranquilidad habitual.

Pero no todo es paz, naturalmente. En Parque Sarmiento también preocupa la inseguridad. Y el foco de esa preocupación está puesto en el inmenso campo vecino hacia el norte, donde son los propios vecinos -a través de la comisión barrial- los encargados de “emprolijar” al menos la franja más inmediata de ese terreno, en cuya espesura los malvivientes encuentran una vía de escape que se ajusta perfectamente a sus propósitos delictivos. Además del desmalezamiento, otra respuesta que los vecinos ya encontraron -y que ya estaría consensuada con la Municipalidad- es el alumbrado público sobre calle Zaracondegui.  

Así lo indicó a EL NORTE Guillermo Annes, presidente de la comisión vecinal que no sólo tiene jurisdicción sobre Parque Sarmiento, sino también sobre los vecinos barrios de Parque Palmares y Automóvil Club.

Otro asunto que genera expectativa, es la construcción -y la futura puesta en funcionamiento- del Hospital de la Zona Norte, muy cercano a Parque Sarmiento. En tal sentido, Annes coincidió con el intendente Ismael Passaglia, quien argumentando sobre la necesidad de esa dependencia sanitaria había observado la bajísima cantidad de consultorios médicos y farmacias en la zona norte de la ciudad.