Diario El Norte

Editorial

Drogas, una gran cuenta pendiente en el país

25 Febrero 2017 (23:10)

Facebook Twitter Compartir en Whatsapp

En los últimos días, han surgido en San Nicolás diversos hechos en los que la problemática de las drogas aparece por algún motivo.

Por un lado, se reiteran una y otra vez los operativos ordenados por la justicia, con allanamientos y detenciones de personas involucradas en el tráfico de estupefacientes. Por el otro, nos encontramos con ciudadanos que caen en el consumo y en la adicción, algo verdaderamente preocupante por las nefastas consecuencias que esto trae sobre las personas.

El caso del médico y el enfermero detenidos cuando intentaban ingresar a una fiesta electrónica en la Capital Federal, también ha ocasionado gran conmoción en la zona, más allá de que hasta el momento la justicia ha preferido preservar las identidades de los involucrados.

Lo cierto es que son las dos caras de una misma moneda. Por un lado el narcotraficante, es decir aquel que lucra con el negocio de las drogas; y por el otro los consumidores, que son las víctimas de este flagelo. A veces ambas caras se entremezclan, porque quien consume también se dedica a traficar.

En todo caso, se trata de una gran cuenta pendiente en nuestro país. Desde hace ya un par de décadas, este problema ha cobrado una envergadura inusitada. La Argentina ha dejado de ser un país de tránsito, para pasar a ser un sitio donde los cárteles de la droga han comenzado a operar fuertemente. Veamos, si no, lo que ocurre en la ciudad de Rosario, donde las bandas narcos se han apoderado de las calles y los barrios de la ciudad, concretando además negocios multimillonarios.

Ya sea deliberadamente o porque la atención de los dirigentes estaba centrada en las urgencias económicas y políticas, se ha descuidado este tema. Por acción u omisión, las autoridades muchas veces han permitido el accionar impune de estas bandas, por lo que el fenómeno creció de tal manera que hoy resulta muy complejo erradicarlo. No será fácil, pero hay que combatir este flagelo; o al menos mitigarlo. El gobierno de Cambiemos lo prometió en su campaña, no dudamos de la buena voluntad para llevarlo adelante. Existe vocación para hacerlo ya que no se cree que haya complicidad con quienes manejan este negocio, como sí había sospechas en gobiernos anteriores.

Sin embargo, pareciera que no se está haciendo lo suficiente para atacarlo efectivamente. Se necesita una actitud más firme, decidida, más recursos para la lucha contra el narcotráfico. Es una problemática en la que existen muchos intereses en juego, enormes cantidades de dinero involucradas, no se puede dar esta batalla con armas menores. No nos referimos a las armas en el sentido literal de las palabra, sino a las efectivas herramientas que se necesitan para abordarlo desde todos los flancos.

El Congreso deberá sancionar las leyes que sean necesarias para meter presos a los responsables, para dificultar el movimiento económico que genera, etc.; el gobierno deberá instrumentar las medidas políticas adecuadas, las fuerzas de seguridad se tendrán que comprometer a dar la batalla en todos los campos. Los resultados no se verán en el corto plazo; probablemente ni siquiera en el mediano. Pero si no empezamos, jamás pondremos en movimiento el andamiaje que permita reencauzar esta situación. Entendemos que este tema debe ser tomado como una cuestión de Estado por todos los partidos políticos, en consecuencia las políticas deben trazarse con la anuencia de todos los sectores. Sólo si actúan de esta manera, estará garantizada la continuidad en el tiempo, y podremos llegar a buen puerto en el futuro.-